El ejército ucraniano se retiró el sábado de Avdiivka, en el este del país, tras meses de combates contra las tropas rusas, que obtuvieron una “importante victoria”, en palabras del presidente Vladimir Putin, cuando están por cumplirse dos años desde el inicio de la guerra.

La retirada de Avdiivka fue una “decisión correcta” para “salvar el mayor número posible de vidas”, explicó el presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, en la Conferencia de Seguridad de Múnich, en Alemania.

Los soldados ucranianos resistían desde octubre en inferioridad numérica y material los asaltos rusos contra esta localidad en la cuenca minera del Donbás, donde la situación se había vuelto especialmente crítica en los últimos días.

Publicidad

“En una situación en la que el enemigo avanza sobre los cadáveres de sus propios soldados y tiene diez veces más obuses (...), esta es la única solución buena”, justificó el general general Oleksander Tarnavski, que comanda las tropas de Kiev en la zona.

Se trata del mayor revés ucraniano desde la fallida contraofensiva lanzada por Kiev en el verano boreal para recuperar territorios conquistados por Moscú desde el inicio de la invasión de la exrepública soviética el 24 de febrero de 2022.

Constituye además un apuntalamiento del poder de Putin, que busca una victoria contundente en las elecciones presidenciales de marzo, que no contarán con ningún candidato opositor.

Publicidad

Putin “felicitó a nuestros militares y combatientes por esa importante victoria, por ese éxito”, informó por la noche el portavoz del mandatario, Dmitri Peskov.

La retirada de Avdiivka es la primera gran decisión militar del nuevo comandante en jefe de Kiev, Oleksander Sirski, nombrado el 8 de febrero.

Publicidad

“Nuestros soldados cumplieron su deber militar con dignidad, hicieron todo lo posible para destruir las mejores unidades militares rusas e infligir pérdidas significativas al enemigo”, agregó.

Antes de hacer oficial el abandono de la ciudad, Tarnavski reconoció que “varios soldados” ucranianos fueron “capturados” por las fuerzas rusas.

Un militar ucraniano desplegado en el frente este declaró a la AFP que la retirada de Avdiivka era necesaria.

“Fue la decisión correcta teniendo en cuenta la falta de armas y de obuses de artillería, ya que si no salvamos la vida de los soldados, pronto no tendremos a nadie para combatir”, declaró bajo condición de anonimato a la AFP.

Publicidad

Avdiivka, donde vivían unas 34.000 personas antes del inicio de la invasión rusa, se había convertido en un símbolo de la resistencia de las fuerzas de Kiev.

Pese a estar prácticamente destruida, unos 900 civiles permanecen en la localidad, según las autoridades locales. Moscú espera que su toma dificulte los bombardeos ucranianos en Donetsk, bastión de los separatistas prorrusos del este de Ucrania que controlan la región desde 2014.

Zelenski lamentó el sábado la falta de munición y armas de largo alcance en su ejército, en momentos en que la ayuda militar a Ucrania se ve comprometida por las disputas políticas en Estados Unidos.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, culpó la “inacción” del Congreso de su país por la caída de Avdiivka, en momentos en que los republicanos bloquean un paquete de ayuda militar de 60.000 millones de dólares a Ucrania.

“No podemos apostar por juegos políticos. La política no tiene ningún papel en lo que está en juego”, declaró la vicepresidenta Kamala Harris, durante la Conferencia de Seguridad de Múnich junto a Zelenski, quien calificó de “vital” la ayuda estadounidense.

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, pidió a Estados Unidos que cumpla con “lo prometido” a Ucrania.

“Es vital y urgente que Estados Unidos se decida sobre una serie de medidas para Ucrania, porque ellos necesitan este apoyo”, afirmó.

Zelenski firmó el viernes sendos acuerdos de seguridad bilaterales con Alemania y Francia, para tratar de paliar el riesgo de ver reducirse sustancialmente el respaldo material de Estados Unidos. (I)