Al menos 44 personas murieron y decenas están desaparecidas por deslizamientos de tierra provocados por las lluvias monzónicas en el oeste de India, indicó este viernes un responsable local.

Tres deslaves afectaron el jueves el distrito de Raigad, en el estado de Maharashtra.

“42 personas murieron en deslizamientos de tierra (...) y 38 siguen desaparecidas”, declaró a la AFP Anirudha Ashtaputre, portavoz del gobierno regional.

El vocero indicó que hubo seis deslaves más en el distrito de Satara, “donde murieron dos personas”.

Publicidad

En otras zonas del estado, unas 15 personas también estarían desaparecidas

La marina y la fuerza aérea se unieron para ayudar a las miles de personas afectadas por las inundaciones. Pero la magnitud del desastre, sobre todo los corrimientos de tierra que cortaron varias carreteras, como la autopista entre Bombay (la capital del estado) y Goa, dificultan las labores de rescate.

Veinticuatro horas ininterrumpidas de intensas lluvias provocaron el desbordamiento del río Vashishti. En algunos barrios de la localidad de Chiplun, a 250 kilómetros al sur de Bombay, el nivel del agua se elevó a 3,5 metros de agua.

El jefe del gobierno de Maharashtra, Uddhav Thackeray, precisó que los socorristas estaban luchando para llegar a los barrios aislados de Chiplun.

La marina desplegó en las zonas afectadas siete equipos de rescate equipados con lanchas neumáticas, chalecos salvavidas y flotadores, así como buzos especializados y un helicóptero para evacuar a los residentes.

Un deslizamiento de tierra en la ciudad de Khed dejó 10 heridos, según un comunicado de prensa del gobierno estatal.

Publicidad

Entre “10 y 15 personas podrían estar atrapadas bajo los escombros”, informaron.

El departamento meteorológico indio activó alertas rojas en varias regiones del estado, ya que las fuertes lluvias van a continuar en los próximos días.

Los derrumbes de edificios son habituales en India durante la temporada del monzón (de junio a septiembre) cuando las endebles y vetustas estructuras ceden tras días de lluvias ininterrumpidas.

Al menos 34 personas murieron aplastadas el pasado fin de semana en la India por un muro que fue arrastrado por un deslizamiento de tierra provocado por las fuertes lluvias del monzón en Bombay.

Las fuertes lluvias hicieron que se inundase un complejo de tratamiento de aguas, lo que provocó el corte del suministro “en muchas partes de Bombay”, una megaciudad de 20 millones de personas, según informaron las autoridades locales.

El cambio climático hace que los monzones en la India sean cada vez más fuertes, según un informe del Potsdam Institute for Climate Impact Research (PIK) publicado en abril.

Este informe alerta de las graves consecuencias que esto podría tener en la alimentación, la agricultura y la economía de un territorio en el que viven una quinta parte de la población mundial. (I)