Medio centenar de embarcaciones surcaron el domingo la Bahía de Cienfuegos, en el centro de Cuba, acompañadas en la costa por motociclistas y un grupo de jóvenes militantes comunistas, en una nueva caravana de protesta para pedir el fin del embargo endurecido por Estados Unidos durante la pandemia.

“Mientras el (mundo) demanda tender #PuentesdeAmor en medio de la pandemia, el gobierno de EEUU mantiene intactas las medidas de Trump que dañan al pueblo cubano”, dijo el canciller Bruno Rodríguez en Twitter, luego de que Cuba reclamara el viernes no poder producir las dosis de vacunas que requieren su población por el embargo, impuesto por Washington desde 1962.

El país de 11,2 millones de habitantes ha reportado 141.166 contagios y 950 fallecimientos desde que inició la pandemia.

Bajo un ardiente sol tropical en la tierra del famoso cantante Benny Moré, los manifestantes lanzaron reclamos contra el presidente estadounidense, Joe Biden. Desde la costa de Cienfuegos, 245 kilómetros al sureste de La Habana, unos cuantos jóvenes comunistas animaban la regata -no competitiva- con consigas como: “No al bloqueo genocida e inhumano”, constató la AFP.

Publicidad

A esta jornada se sumaron el sábado grupos de cubanos emigrados en Nueva Zelanda, Nicaragua y Honduras, entre otros.

Desde una caravana realizada el 28 de marzo en el turístico Malecón de La Habana, se han organizado protestas en varias ciudades de Cuba, previas a la votación en la ONU el 23 de junio de la resolución anual contra el embargo.

“Esta regata es la condena y la denuncia de los cienfuegueros contra el bloqueo criminal”, dijo a la AFP Maylín León, de 28 años, una organizada del evento y jefa del Departamento Ideológico de la unión de jóvenes del Partido Comunista de Cuba.

También participaron embarcaciones de pescadores, bicicletas acuáticas y kayaks de deportistas locales, así como conductores en motocicletas que avanzaron en el malecón de un kilómetro portando banderas y gritando el lema revolucionario “Patria o Muerte”.

Las entre La Habana y Washington se enfriaron con el endurecimiento de sanciones del pasado gobierno de Donald Trump, luego que su antecesor Barack Obama mantuvo un efímero acercamiento.

El gobierno estadounidense, que con Biden no revirtió las nuevas sanciones de Trump, reprocha a Cuba las violaciones a los derechos humanos, y su apoyo al gobierno de Venezuela. (I)