Entre los sonidos más emblemáticos del reino animal están definitivamente los golpes de pecho de los gorilas de montaña. Hasta ahora se sabía que esta acción la realizaban con el objetivo de transmitir información, aunque no se conocía específicamente qué tipo de información, se indica en una publicación del sitio web Europa Press.

Sin embargo, un reciente estudio, publicado en la revista Scientific Reports, señala que estos grandes simios pueden transmitir datos sobre su tamaño corporal y permitir la identificación de los individuos. Los análisis elaborados demuestran que los comportamientos no vocales pueden contribuir a la comunicación de los gorilas de montaña.

El investigador Edward Wright, del Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva, en Alemania, y sus colegas observaron y registraron a 25 gorilas de espalda plateada adultos y salvajes, monitorizados por la organización Dian Fossey Gorilla Fund en el Parque Nacional de los Volcanes, en Ruanda, entre enero de 2014 y julio de 2016.

El tamaño del cuerpo de estos se determinó a partir de fotografías, midiendo la distancia entre los omóplatos de los gorilas. Mediante grabaciones de sonido, los autores midieron la duración, el número y las frecuencias de audio de 36 golpes del pecho realizados por seis de los machos.

Enternecedor abrazo de un gorila a su cría recién nacida; el nacimiento da esperanza a la especie que está en peligro crítico de extinción

El material recopilado les permitió identificar que las frecuencias de audio de los golpes del pecho realizados por los machos más grandes eran significativamente más bajas que las de los machos más pequeños. Según los autores, es posible que los machos más grandes tengan sacos de aire más grandes cerca de la laringe, lo que podría reducir las frecuencias del sonido que producen al golpear el pecho.

Además, lograron observar variaciones en la duración y el número de golpes del pecho de los distintos gorilas. Estas variaciones no están relacionadas con el tamaño del cuerpo, pero pueden permitir identificar a los individuos que se golpean.

El gorila más grande del mundo en lista de especies en peligro crítico

Los investigadores llegaron también a la conclusión de que el sonido de estos golpes puede permitir a los gorilas de montaña comunicarse a través de los densos bosques tropicales en los que viven, donde a menudo es difícil que se vean unos a otros. Presumen además de que los gorilas de montaña pueden utilizar la información transmitida a través de los golpes de pecho para elegir pareja y evaluar la capacidad de lucha de los competidores. (I)