Los supermercados y tiendas se llenan de huevos de chocolate unas semanas antes de la Pascua, ceebración qu eepresente la resurrección de Jesús. Sin embargo, se ha convertido en una fecha muy comercial.

Los primeros cristianos consideraron al huevo como un símbolo de la resurrección de Jesús. En la Edad Media, cuando llegaba la Pascua los huevos, que eran de gallina o de pato para su condumo. Sin embargo, entre los siglos IX y XVIII, la iglesia decidió prohibir el consumo de huevos durante la Cuaresma, diciendo que eran similares a la carne roja, por ese motivo en lugar de comerlos, las personas comenzaron a decorarlos y regalarlos. Especialmente a los más pequeños, después de la misa, como símbolo de Resurrección de Jesús

Al principio del siglo 19, en Alemania, Italia y Francia, aparecieron los primeros huevos hechos con chocolate con pequeños regalos adentro.

Publicidad

Actualmente, en las iglesias de Estados Unidos los niños realizan una búsqueda de huevos de chocolate o de plástico con golosinas dentro. La razón principal es por el gozo de la resurrección del Señor que es dulce. En el 2017, el Papa Francisco entregó huevos de Pascua a los niños que están en el centro de acogida de Cáritas Roma.

Mientras que el famoso “Conejo de Pascua” nació en fiestas paganas, en las que este animal representaba a la diosa Eastre, la cual se celebraba en abril.

¿Cómo hacer huevos de Pascua caseros?

Ingredientes

  • Chocolate templado o listo para moldear
  • Molde para huevo de Pascua
  • Algodón con alcohol
  • Confites o bombones para rellenar, a gusto

Preparación para hacer huevos de Pascua caseros

Limpia el molde con el alcohol para retirar impurezas. Pica el chocolate y derrítelo en baño maría o al microondas en lapsos de 30 segundos. Coloca el chocolate en un molde y muévelo hasta cubrirlo en su totalidad.

Publicidad

Déjalo secar hasta que tenga un aspecto opaco. Esta operación la vas a repetir tantas veces como desees. Una vez listos, sácalos del molde suavemente. Rellena el interior con los confites que quieras.

Calienta una placa para pasar las talpas y se funda el borde y se peguen más fácilmente. Decóralos con el mismo chocolate o puedes preparar un glasé duro con una clara batida a punto de nieve con azúcar palpable y listo. (I)

Publicidad