Uno de los fundadores de BioNTech, que junto con Pfizer produjeron una de las primeras vacunas contra el coronavirus, afirmó que las vacunas existentes sí sirven contra la nueva variante ómicron, por lo que no hay que crear pánico.

En una entrevista con el diario The Wall Street Journal, Ugur Sahin indicó que la tarea que se debe hacer es la que ya se venía implementando: acelerar la vacunación y la aplicación del refuerzo.

“Nuestro mensaje es que no se asusten, el plan sigue siendo el mismo: acelerar la administración de una tercera vacuna de refuerzo”, afirmó Sahin.

Para el experto, esta nueva variante podría eludir los anticuerpos de las vacunas, ocasionando que haya infección y, por ende, ocasionando más contagios. Sin embargo, lo más probable es que siga siendo vulnerable a las células inmunitarias que destruyen el virus cuando entra al cuerpo. Esto permitiría mantener un nivel alto de eficacia.

Publicidad

“Incluso como variante de escape, el virus difícilmente podrá evadir completamente las células T”, añadió Sahin, en referencia a las células que son un segundo nivel de respuesta inmunitaria y que protegen de la enfermedad grave.

Se ha visto que las personas vacunadas tienen síntomas leves con esta variante; por ello, Sahin es optimista. Algo diferente a lo que había mencionado antes el director de la empresa Moderna —que también fabrica una vacuna contra el coronavirus de ARN mensajero, parecida a la de Pfizer-BioNTech—, Stéphane Bancel, de que la efectividad de las vacunas caería contra la variante ómicron. (I)