La Corte Suprema de Rusia abrió la vía para que exista una mayor represión a la comunidad LGBT al prohibir las actividades del movimiento internacional al que calificó como extremista.

Esta decisión llega en pleno giro ultraconservador del país, que se posiciona ahora como abanderado de los valores “tradicionales” frente al presunto liberalismo de los países occidentales.

La política contra las persons LGTB tuvo un incremento a partir de la ofensiva rusa a Ucrania en febrero del 2022. Desde entonces también se acentuó la represión contra cualquier crítica al gobierno del presidente Vladimir Putin.

Publicidad

El juez de la máxima jurisdicción del país, Oleg Nefedov, determinó que “el movimiento internacional LGTB y sus filiales son extremistas” y dictaminó en consecuencia la “prohibición de sus actividades en el territorio de la Federación de Rusia”, según periodistas de la AFP.

Nefedov precisó que la decisión entraba “inmediatamente” en vigor.

El Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, Volker Türk, no tardó en denunciar este fallo.

Publicidad

“Nadie debería ser encarcelado por haber defendido los derechos humanos” ni ser “privado de sus derechos debido a su orientación sexual o su identidad de género”, señaló en un comunicado.

Por su parte, Amnistía Internacional advierte que la decisión podría tener consecuencias catastróficas.

Publicidad

“Se corre el riesgo de llegar a una prohibición total de las organizaciones LGBTI, lo que conduciría a violaciones de gran alcance de los derechos a la libertad de asociación, expresión y reunión pacífica, así como del derecho a la no discriminación”, dijo Marie Struthers, directora de Amnistía Internacional para Europa Oriental y Asia Central, en un comunicado.

Struthers alertó de que “esto afectará a numerosas personas y las consecuencias podrían ser catastróficas”.

“No hay duda de que esto conducirá a la persecución de activistas LGBTI, dejando en nada décadas de su valiente y dedicado trabajo, al tiempo que amenaza con instigar y legitimar un nivel completamente nuevo de violencia contra las personas LGBTI en toda Rusia”, opinó Struthers.

La medida adoptada hoy por la Justicia rusa tiene efecto “inmediato” y prohíbe la propaganda, la publicidad, el generar interés y animar a integrar las filas del movimiento LGBT.

Publicidad

A la vez, el fallo “no afecta al derecho de los ciudadanos a la vida privada”, ya que la homosexualidad dejó de ser un delito en este país en 1993.

La audiencia, la primera sobre este caso, duró solamente unas horas y tuvo lugar sin abogados --ya que no existe ninguna organización con el nombre de “movimiento internacional LGTB” en Rusia-- y a puerta cerrada, pues el caso estaba clasificado como “secreto”.

“Los LGTB, no son pobres gays o lesbianas contra quienes, como se nos dice, Rusia ha decidido luchar. Es un proyecto bien organizado y planificado para socavar a las sociedades tradicionales desde el interior”, aseguró en Telegram Piotr Tolstoi, vicepresidente de la Duma, la cámara baja del Parlamento ruso.

Hasta ahora, las personas LGTB se enfrentaban a onerosas multas si eran acusadas de lo que las autoridades denominan “propaganda”, pero no a penas de cárcel.

Ian Dvorkin, fundador en Rusia de la oenegé Centre T, que ayuda a las personas transgénero, huyó del país por temor a ser acusado “de extremismo” y encarcelado por haber creado esta asociación.

“Trabajar en Rusia se está volviendo muy incierto (...) Parece que aquellos [militantes LGTB] que sobrevivan, vivirán completamente escondidos”, dijo a la AFP.

Desde 2013, una ley prohíbe la “propaganda” de “relaciones sexuales no tradicionales” dirigida a menores, un texto denunciado por oenegés como un instrumento de represión homófoba.

Esta ley se amplió considerablemente a finales de 2022. Ahora prohíbe la “propaganda” LGTB para todos los públicos, en los medios, en internet, en los libros y las películas.

En julio, los diputados rusos también adoptaron una ley que toma como blanco a las personas transgénero, prohibiéndoles en especial las operaciones quirúrgicas y las terapias hormonales. (I)