La Corte Suprema de los Estados Unidos bloqueó los fallos de los tribunales inferiores que habrían impuesto restricciones a la mifepristona, una de las píldoras utilizadas en la mitad de todos los abortos en el país, mientras continúa el litigio.

La mifepristona es uno de los componentes de un procedimiento de dos fármacos que puede utilizarse durante las 10 primeras semanas de embarazo. Tiene un historial de ser seguro y la FDA calcula que, desde su aprobación en 2000, 5,6 millones de estadounidenses la usaron para interrumpir embarazos.

La breve orden de un párrafo de largo otorga una suspensión de cualquier restricción, otorgando una victoria a la administración del presidente Joe Biden y al fabricante de mifepristona, Danco Laboratories, que había apelado las decisiones de los tribunales inferiores.

Publicidad

En respuesta a la decisión del viernes, Biden emitió un comunicado llamando a los votantes a llevar el tema del acceso al aborto a las urnas. “Lo que está en juego no podría ser más alto para las mujeres en todo Estados Unidos”, escribió, y prometió luchar contra “los ataques a la salud de las mujeres impulsados políticamente”.

“Pero seamos claros: el pueblo estadounidense debe continuar usando su voto como su voz y elegir un Congreso que apruebe una ley que restablezca las protecciones de Roe contra Wade”, agregó Biden, citando una histórica decisión de la Corte Suprema de 1973 que protegió la derecho constitucional al aborto durante casi medio siglo.

Ese precedente fue anulado en junio de 2022 bajo la actual mayoría conservadora de seis a tres de la corte, lo que generó desafíos legales en todo Estados Unidos que buscan limitar el acceso al aborto.

Publicidad

La organización Planned Parenthood, defensora del aborto en EE.UU., elogió el viernes la decisión de la Corte Suprema. “Estas son buenas noticias, pero los hechos siguen siendo los mismos: El acceso a la mifepristona nunca debió haber estado en riesgo, en primer lugar”, manifestó la organización, proveedor líder del procedimiento de interrupción voluntaria del embarazo. (I)