En días recientes en algunos países se ha comenzado a hablar de si el coronavirus ha pasado a convertirse en un virus endémico, algo que la Organización Mundial de la Salud (OMS) y autoridades médicas europeas han negado.

La Agencia Europea de Medicamentos (EMA) advirtió esta semana que la variante ómicron del SARS-CoV-2 es “altamente contagiosa” y no hay que relegarla a “una enfermedad leve”, y pidió “no olvidarse de que aún seguimos en una pandemia” y no ante un virus “endémico”, recuerda Efe.

Fernando Espinoza, director del Centro de Investigaciones y Consultorías UEES, indica que el hecho de comenzar a hablar de endemia es incorrecto, aunque ve en esto la intención de finalmente aprender a vivir con el virus y no dejar que este maneje la vida de las personas y volver a una seminormalidad.

Endémico es algo que está y es único de un lugar (...). Este virus no puede ser endémico, y es ahí donde se están equivocando, porque está en todo el mundo (...). Los científicos que le están dando la característica de endémico al SARS-CoV-2 es por esta característica de que sería localizado en una región y en un tiempo. Europa pasó bien el verano, el otoño, y ya está visto que Europa va a tener brotes grandes de COVID en el invierno. Es decir, es estacional y regional, como la gripe”, apunta Espinoza, para quien ya es hora de manejar bien lo que queda de pandemia y prepararse para no tener que reimponer restricciones.

Publicidad

Añade que la ómicron no es que sea más leve, sino que tenemos protección por las vacunas y recuperados que nos permite pelear con el virus de manera diferente. Aunque igual esta variante dará cierta inmunidad y “escudos” a la población.

“Mientras tengamos más de 3.500 millones de personas sin vacunarse la posibilidad de variantes que sean más agresivas y peligrosas existe”, afirma Espinoza, quien añade que no es pesimismo, sino algo que datos científicos dicen que podría suceder.

En tanto, la doctora Josefina Coloma, investigadora en la División de Enfermedades Infecciosas y Vacunación, en la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Berkeley, comenta que se espera que el COVID-19 entre a un ciclo endémico, que ocurre cuando la inmunidad generada por las vacunas o la infección no es “esterilizante”, es decir, no bloquea completamente una nueva infección, pero sí reduce la morbilidad o mortalidad. “Eventualmente el COVID será para la mayoría de gente una gripe. De todas maneras, hay que pensar en los vulnerables, los mayores, los bebés y los inmunocomprometidos, quienes siempre tendrán mas riesgo. Similar a lo que pasa con la influenza”.

“No se puede saber si emergerá una variante nueva que evada más la inmunidad y que nos vuelva a producir una ola infecciosa, pero como van las cosas, ómicron es tan pero tan transmisible que casi todo el planeta se infectara y habrá millones de inmunizados a la vez. En el futuro quizás las vacunas serán estacionales, junto con la de influenza, y más que nada a las personas de riesgo. Ojalá”, añade Coloma.

Publicidad

Catherine Smallwood, de la OMS en Europa, explicó que la intención de buscar llamar endemia, algo que no se cumple actualmente, es para asumir cierta estabilidad de circulación del virus a niveles predecibles y con unas olas de transmisión epidémicas también predecibles. Pero que el virus seguirá provocando incertidumbre en 2022 y todo dependerá de cómo responda este ante el avance de la vacunación en el mundo.

En la misma línea, el responsable de la estrategia sobre vacunas de la EMA, Marco Cavaleri, afirma que seguimos en una pandemia.

“Todavía tenemos un virus que evoluciona muy rápido y planteando nuevos retos, así que ciertamente no estamos en el punto de considerarlo endémico”, dijo Smallwood, según ABC.

Cavaleri recordó que la situación epidemiológica actual en Europa es “muy preocupante”, por el incremento de los contagios tanto con la variante delta como ómicron, e instó a los ciudadanos europeos a completar su vacunación primaria, y a aquellos que ya hayan recibido la pauta completa, que pidan cita para una inyección de refuerzo, ya que esta vuelve a aumentar hasta un 90 % después de una vacuna de refuerzo”.

Publicidad

“Nadie sabe cuándo estaremos al final del túnel, pero llegaremos. Lo importante es que estamos viendo que estamos avanzando hacia (la posibilidad de que) el virus sea más endémico, pero creo que no podemos decir que ya hayamos llegado a ese estado; el virus aún se comporta como un virus pandémico, y la aparición de ómicron lo está demostrando”, añade Cavaleri, quien cree que con el aumento de la inmunidad por los contagios, en parte por la rápida propagación de la variante ómicron, se podría producir “mucha inmunidad natural sumada a la de la vacunación” y entonces “estaríamos avanzando rápidamente hacia un escenario que estará más cerca de la endemicidad”.

Mientras, en Estados Unidos ómicron ya es la variante dominante. Anthony Fauci, máxima autoridad sobre las enfermedades infecciosas en Estados Unidos y asesor de la Casa Blanca, indicó que casi todo el mundo, independientemente de su vacunación, se infectará con ómicron y, con excepciones, la mayoría se recuperará razonablemente bien. Aunque los no vacunados tenían 20 veces más posibilidades de fallecer, 17 veces más de ser hospitalizados y 10 más de infectarse, a diferencia de los vacunados con esquema completo. (I)