La Cámara de Diputados rechazó este martes el proyecto de ley que despenaliza el aborto en Chile hasta las catorce semanas de embarazo, al analizar los particulares del texto; por tanto, será archivado por un año, en un duro golpe para los movimientos feministas del país.

Con 65 votos en contra, 62 votos a favor y una abstención, la Cámara Baja “rechazó el proyecto que despenaliza el aborto consentido por la mujer dentro de las primeras catorce semanas de gestación”. Si bien la misma Cámara había aprobado “en general” el proyecto el 28 de septiembre, la decisión de rechazarlo archiva la norma y no permite una nueva tramitación en un año.

Por su parte, en el Senado, el proyecto de ley de matrimonio igualitario en Chile será debatido la próxima semana luego de que este martes, en su último trámite antes de ser votado por el pleno del Senado, la Comisión de Constitución de la Cámara Alta no llegara a acuerdo y dilatara el proceso.

Diversos colectivos de la diversidad sexual, que esperaban que se llevaran a cabo la votación y la eventual aprobación del proyecto, catalogaron lo sucedido como “lamentable”.

Publicidad

La moción, que tiene carácter de suma urgencia en la discusión parlamentaria por indicación del presidente del país, Sebastián Piñera, pasará a ser tratada el próximo lunes en una Comisión Mixta integrada por miembros de la Cámara de Diputados y el Senado.

“Lo que pasó hoy en la Comisión de Constitución es inaceptable. Lo cierto es que los senadores establecieron que había ciertos puntos que les generaban dudas y que les parecía importante discutir, sin embargo no se discutió ningún punto y se estableció inmediatamente que pasaría a una Comisión Mixta”, señaló la directora ejecutiva de Fundación Iguales, Isabel Amor.

“Tememos que se esté usando el proyecto de matrimonio igualitario con fines electorales y es importante recalcar que detrás de este proyecto hay personas, hay familias, derechos humanos y compromisos internacionales que el Estado de Chile debe honrar”, agregó Amor, haciendo referencia a la campaña por los comicios presidenciales que se da en el país en este momento.

Por su parte, la ministra de Desarrollo Social, Karla Rubilar, que asistió a la sesión de la comisión senatorial, señaló que la voluntad del Ejecutivo era despachar el proyecto con urgencia y que espera el término de la tramitación la próxima semana.

Publicidad

Acompañada de la subsecretaria de Derechos Humanos, Lorena Recabarren, Rubilar apuntó a que existía “toda la disposición para aclarar punto por punto las dudas, manifestar qué es lo que también creen las organizaciones, que es un imperativo poder avanzar”.

El proyecto, que se espera quede programado para su debate y votación en el hemiciclo senatorial el próximo martes, es una de las mayores luchas de los colectivos LGTBI en Chile, donde las personas homosexuales solo pueden unirse bajo la figura del Acuerdo de Unión Civil (AUC), que no reconoce derechos filiativos.

De aprobarse, Chile se convertiría en el octavo país de América Latina en legalizarlo después de Argentina, Brasil, Colombia, Uruguay, Ecuador, Costa Rica y varios estados de México. (I)