La situación de seguridad en Afganistán es aún sumamente difícil y por lo tanto exige una solución negociada, afirmó el secretario general de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), Jens Stoltenberg, este martes (27.07.2021).

En un mensaje en Twitter, divulgado después de un contacto telefónico con el presidente afgano Ashraf Ghani, Stoltenberg aseguró que la OTAN “seguirá apoyando a Afganistán, incluso con fondos, presencia civil y entrenamiento en el extranjero”.

A principios de mayo, cuando los aliados anunciaron el inicio de su retirada de Afganistán, unos 2.500 soldados estadounidenses y unos 7.000 de otros países se encontraban en el país.

La misión aliada Resolute Support estaba centrada en un entrenamiento para las fuerzas afganas que les permitiera garantizar la seguridad de su país después de la salida de las fuerzas extranjeras.

Stoltenberg ha afirmado repetidamente que los talibanes no pueden lograr la victoria con las armas, pero las fuerzas afganas han sufrido seguidos reveses desde el estallido de una ofensiva talibán en mayo.