La Luna está a punto de ser golpeada este viernes por 3 toneladas de basura espacial, un puñetazo que excavará un cráter en el que cabrían varios semirremolques.

El cohete sobrante se estrellará contra la cara más lejana de la Luna a 9.300 km/h lejos de las miradas indiscretas de los telescopios. Pueden pasar semanas, incluso meses, para confirmar el impacto a través de imágenes de satélite.

Los expertos creen que ha estado dando vueltas por el espacio desde que China lo lanzó hace casi una década. Pero las autoridades chinas dudan de que sea suyo.

Independientemente de quién sea, los científicos esperan que el objeto abra un agujero de entre 10 y 20 metros de diámetro y que el polvo lunar vuele a cientos de kilómetros de la superficie estéril y llena de cicatrices.

Publicidad

Detectives celestes a la caza de basura espacial

La basura espacial en órbita baja es relativamente fácil de rastrear. Los objetos que se lanzan a mayor profundidad no suelen chocar con nada y estas piezas lejanas suelen olvidarse pronto, excepto para un puñado de observadores que disfrutan jugando a ser detectives celestes.

SpaceX asumió originalmente la responsabilidad de la próxima camada lunar después de que el rastreador de asteroides Bill Gray identificara el curso de la colisión en enero. Se corrigió a sí mismo un mes más tarde, diciendo que el objeto “misterioso” no era una etapa superior del cohete Falcon de SpaceX del lanzamiento de 2015 de un observatorio climático del espacio profundo para la NASA.

¿Cohete chino?

Gray dijo que probablemente se trataba de la tercera etapa de un cohete chino que envió una cápsula de muestras de prueba a la luna y de vuelta en 2014. Pero funcionarios del ministerio chino dijeron que la etapa superior había reingresado en la atmósfera terrestre y se había quemado.

Pero hubo dos misiones chinas con denominaciones similares –el vuelo de prueba y la misión de retorno de muestras lunares de 2020– y los observadores estadounidenses creen que se están confundiendo.

Publicidad

El Comando Espacial de Estados Unidos, que rastrea la basura espacial inferior, confirmó el martes que la etapa superior china de la misión lunar de 2014 nunca se desorbitó, como se indicaba anteriormente en su base de datos. Pero no pudo confirmar el país de origen del objeto que está a punto de chocar con la Luna.

“Nos centramos en los objetos más cercanos a la Tierra”, dijo un portavoz en un comunicado.

Gray, matemático y físico, dijo que ahora está seguro de que es el cohete de China. “Me he vuelto un poco más cauteloso en estas cuestiones”, dijo. “Pero realmente no veo la manera de que pueda ser otra cosa”.

Aun así, matizó: “No es un problema de SpaceX, ni de China. Nadie tiene especial cuidado con lo que hace con la chatarra en este tipo de órbita”, dijo Gray.

Publicidad

Jonathan McDowell, del Centro de Astrofísica de Harvard y del Smithsonian, apoya la evaluación revisada de Gray, pero señala: “El efecto será el mismo. Dejará otro pequeño cráter en la Luna”.

Cráteres eternos en la Luna

La Luna ya tiene innumerables cráteres, de hasta 2.500 kilómetros. Al no tener apenas atmósfera, la Luna está indefensa ante el constante bombardeo de meteoritos y asteroides, y de las ocasionales naves espaciales que llegan, incluidas algunas que se estrellan intencionadamente por motivos científicos. Al no haber clima, no hay erosión, por lo que los cráteres de impacto son eternos.

China tiene un módulo de aterrizaje lunar en la cara oculta de la Luna, pero estará demasiado lejos para detectar el impacto del viernes al norte del ecuador. El Orbitador de Reconocimiento Lunar de la NASA también estará fuera de su alcance. Tampoco es probable que la nave india Chandrayaan-2, en órbita lunar, pase por allí.

“Llevaba mucho tiempo esperando que algo (importante) llegara a la Luna. Lo ideal sería que impactara en la cara cercana de la Luna, en un punto en el que pudiéramos verlo”, dijo Gray. (I)