China realizó una nueva prueba espacial con un misil hipersónico en órbita, informó este sábado el diario Financial Times (FT).

El artículo, que cita a fuentes que estaban al tanto de la prueba, indica que Pekín lanzó en agosto un misil con capacidad nuclear que dio la vuelta a la Tierra en órbita baja antes de descender hacia su objetivo, del cual cayó a más de 32 kilómetros de distancia, según tres fuentes.

Fuentes de FT dijeron que el planeador hipersónico fue transportado por un cohete Long March, cuyos lanzamientos generalmente se anuncian, mientras que la prueba de agosto se mantuvo en secreto.

El progreso de China en armas hipersónicas “tomó por sorpresa a la inteligencia estadounidense”, según el artículo. Además de China, Estados Unidos, Rusia y al menos otros cinco países están trabajando en tecnología hipersónica.

Publicidad

Los misiles hipersónicos, como los misiles balísticos tradicionales que pueden transportar armas nucleares, pueden volar a más de cinco veces la velocidad del sonido.

Los misiles balísticos vuelan alto en el espacio haciendo un arco para alcanzar su objetivo, mientras que un misil hipersónico toma una trayectoria baja en la atmósfera, golpeando a su objetivo potencialmente más rápido.

Un misil hipersónico es maniobrable, lo que hace que sea más difícil de seguir y contrarrestar.

Países como Estados Unidos han desarrollado sistemas diseñados para defenderse de misiles balísticos y de crucero, pero se desconoce la capacidad de rastrear y derribar un misil hipersónico.

China ha desarrollado la tecnología de manera ofensiva, considerándola crucial para defenderse de los avances estadounidenses en tecnologías hipersónicas y de otro tipo, según un informe reciente del Servicio de Investigación del Congreso (CRS) del país norteamericano.

La prueba informada este sábado se produce en momentos en que las tensiones entre Estados Unidos y China se han intensificado y Pekín ha acentuado las actividades militares cerca de Taiwán, la democracia autónoma alineada con Washington que China ve como una provincia en espera de la reunificación.

El Pentágono no respondió de inmediato a una solicitud de AFP para comentar el artículo del Financial Times. (I)