Chile registró este sábado 1.774 nuevos casos de COVID-19, lo que supone un aumento con respecto a la víspera y un nuevo máximo en casi tres meses, informaron las autoridades sanitarias.

“Los últimos días hemos registrado sobre 1.000 nuevos casos diarios y, a pesar de que es una situación que nos preocupa, sabemos que los efectos de la amplia campaña de vacunación permiten tener una baja ocupación en las camas UCI”, reconoció el ministro chileno de Salud, Enrique Paris.

La ocupación actual se mantiene en un 85 % a nivel nacional y solo el 21 % de esas camas corresponde a pacientes con COVID-19, apuntó Paris.

Este aumento de casos llega tras más de dos meses con la pandemia bajo control y con el país disfrutando de más libertades, sin cuarentenas en todo el territorio y con bares, restaurantes, cines y centros deportivos abiertos.

Publicidad

Ocurre, además, tras los primeros quince días sin toque de queda (que estuvo vigente desde marzo de 2020 hasta el pasado 1 de octubre) y luego de que el país volviera a abrir sus fronteras para turistas vacunados, después de un cierre de seis meses.

El índice de positividad —número de resultados positivos del total de pruebas PCR realizadas— fue uno de los más altos desde finales de julio, con un 2,59 % en las últimas 24 horas tras la realización de 66.751 exámenes PCR.

Vacunación contra el coronavirus: una tarea en la que se avanza, pero no como se quisiera

“La positividad en la Región Metropolitana es de 4 %, y trece regiones tienen una positividad menor o igual a 2 % en la última”, agregó el ministro.

El balance total desde el inicio de la pandemia (marzo de 2020) queda así en 1,66 millones de infectados —de los cuales 7.000 están en fase activa de la enfermedad— y 37.597 muertos, tras registrarse solo tres decesos en las últimas 24 horas.

Las autoridades han desplegado una de las campañas de vacunación más exitosas del mundo, y casi el 90 % de la población susceptible a vacunarse (más de 15 millones de los 19 millones de habitantes del país) ha completado su esquema de vacunación.

Además, ya se han administrado más de 4,1 millones de terceras dosis a los mayores de 55 años y se inició la inmunización de menores de entre 6 y 11 años con Sinovac y Pfizer.

Publicidad

Mientras esto ocurre en Chile, en Cuba existe un alivio, pues reportó este sábado 1.946 nuevos casos, una de las cifras más bajas de contagios diarios notificadas en los últimos meses, según el Ministerio de Salud Pública (Minsap).

Finaliza en Chile el toque de queda por pandemia de coronavirus tras un año y medio

El país caribeño acumula desde el comienzo de la pandemia —en marzo del año pasado— 932.768 positivos y 8.037 fallecidos por esa causa, 19 de ellos confirmados en las últimas 24 horas por las autoridades sanitarias.

Rusia superó los 1.000 muertos diarios

Un trabajador sanitario acompaña a un paciente con COVID-19 al complejo hospitalario del asentamiento de Kommunarka, en Moscú, Rusia, el 14 de octubre de 2021. Foto: EFE

En países de otros continentes, el virus no da tregua. Rusia superó este sábado por primera vez desde el inicio de la pandemia los 1.000 muertos de COVID-19 en 24 horas, en momentos en que la vacunación se encuentra estancada y no hay restricciones sanitarias.

Según el balance oficial del Gobierno, se registraron 1.002 decesos y 33.208 nuevos casos, ambas cifras récord por tercer día consecutivo.

Rusia es el país más duramente afectado en Europa por el coronavirus.

La nueva ola de contagios llegó con solo el 32 % de los rusos completamente vacunado hasta el sábado, según el sitio de internet Gogov, que reseña los datos de COVID-19 de las regiones. Ello se produce además en un contexto de desconfianza de la población ante las vacunas.

La ausencia de restricciones estrictas permitió que el virus se propagara sin control, aunque varias regiones restablecieron la obligación de pases sanitarios con códigos QR para acceder a lugares públicos.

El Gobierno ruso, preocupado por preservar la economía, descartó aplicar restricciones importantes, a pesar de calificar la tasa de vacunación anticovid del país como “inaceptablemente” baja.

Las autoridades culparon a los rusos por el recrudecimiento de la epidemia. El ministro de Salud, Mijaíl Murashko, criticó esta semana su “comportamiento”; mientras que el portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, dijo que se había hecho todo lo posible para dar a los rusos la oportunidad de “salvar sus vidas vacunándose”. (I)