La mañana de este miércoles las autoridades del condado de Miami-Dade, Florida (EE. UU.), indicaron que la cifra de muertos en el colapso del complejo Champlain Towers South en Surfside, aumentó a 16 personas.

Los cuerpos fueron extraídos de entre el amasijo gigante de hierros y hormigón. Por ahora otras 147 personas siguen desaparecidas.

“Hemos encontrado cuatro nuevas víctimas. El número de muertos es de 16”, dijo la alcaldesa de Miami-Dade, Daniella Levine Cava, en una conferencia de prensa.

En tanto, las víctimas siguen recordando los difíciles momentos que pasaron.

Publicidad

Grey Alcántara dijo que ella ya había descendido de su apartamento en el séptimo piso a las escaleras de emergencia. Ella había vuelto ese día a la ciudad y cuenta que cuando estaban durmiendo -vivía junto con su pareja Christopher (su mamá era la dueña del apartamento) ahí desde hace dos años- ella sintió el primer movimiento y se levantó y despertó a su pareja. Una vez fuera de la cama ambos sintieron una movimiento aún más fuerte y cuando dudaban de qué hacer, escucharon que una persona gritó ‘tienen que salir lo más rápido que puedan’ y él la tomó y bajaron corriendo.

Mientras corrían por las escaleras de emergencia encontraron en el quinto piso a una señora mayor y la ayudaron a bajar con ellos. Luego se les unieron más familias que iban descendiendo.

“Cuando llegamos al garaje, Christopher trata de abrir las puertas de salida y estaban bloqueadas por el colapso... encontró una grieta que se había abierto desde el techo del garaje a la piscina, por esa grieta pudimos salir nosotros, la señora y otras familias”, dijo a Telemundo Alcántara, quien agregó que corrieron lo más rápido posible a la playa para alejarse de la edificación, a la que veían y pensaban que estaban en una película de terror.

“Te voy a extrañar toda mi vida. Nos vemos pronto. Jamás te dejaré solo”, es una frase que dijo uno de los padres de uno de los fallecidos, Luis Bermúdez, de 26 años, en una nota.

Mientras que Sergio Barth, quien tiene familiares desaparecidos (su hermano, cuñada y sobrina), apuntó que ya perdió la esperanza de volver a verlos y siente que ya está viviendo un duelo.

“La sala quedó por la mitad, se ven los muebles, absolutamente todo, y la parte de la habitación fue la que colapsó”, dijo Barth, de origen colombiano, tras poder observar el lugar del derrumbe.

Publicidad

Añadió que siente mucha pena porque quién sabe si ese día hubiera terminado como otros en que su hermano y su familia iban a la casa de él a estar porque su mamá había llegado desde Colombia por vacaciones.

En tanto, Pablo Rodríguez espera noticias de su madre y abuela, que estaba de visita, quienes constan entre las personas desaparecidas.

Rodríguez comenta que no puede acercarse al lugar porque las piernas le pesan y comienza a llorar enseguida. “Rezo por un milagro, pero no tengo esperanza de que las encuentren vivas”, dijo a una reportera antes de comenzar a llorar y abrazarla.

En el caso de Erich de Moura, residente del edificio, está vivo por una acción de su pareja.

De Moura dijo a CNN que él estaba en casa de su novia, que vive cerca del edificio, y cuando él ya se regresaba ella le pidió, por alguna razón, que se quede esa noche en su casa.

Los residentes del bloque de apartamentos de Champlain Towers South, que no se cayó, contaron que se despertaron alrededor de la 01:30 del 24 de junio debido a un estruendo que sonó como truenos y sacudió sus habitaciones.

“Fue como un terremoto”, dijo a la AFP Janette Agüero, quien escapó del piso 11 junto con su familia.

Los bomberos que llegaron momentos después de la caída ayudaron a evacuar a decenas de residentes y sacaron vivo a un adolescente de entre los escombros.

Pero desde entonces, nadie ha salido con vida de las ruinas, a pesar de la gran cantidad de socorristas que laboran con ayuda de grúas y perros rastreadores, en un calor sofocante y en medio de lluvias y tormentas eléctricas intermitentes.

“Actualmente hay 210 personas trabajando en el sitio”, dijo Levine Cava.

Búsqueda por túneles bajo escombros

El coronel Golan Vach, comandante de la unidad del Ejército israelí que colabora con las operaciones de búsqueda y rescate, explicó que él y otros rescatistas habían encontrado lo que llamó túneles entre los escombros, y en un caso ese espacio estaba entre balcones de apartamentos que se desplomaron.

“Entre ellos quedaba un gran espacio de aire”, dijo. “Nos arrastramos por esos túneles. Llamamos a las personas y, lamentablemente, no encontramos nada”.

Cuántos días se puede sobrevivir bajo los escombros de un desastre

Vach dijo que la posibilidad de encontrar sobrevivientes tanto tiempo después del colapso era “muy muy escasa”.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, visitará el lugar el jueves con la primera dama, Jill Biden, para asegurarse de que los funcionarios estatales y locales tienen todo lo que necesitan para sus labores y para consolar a las familias de las víctimas. (I)