Jennifer Hernández, de 20 años, fue asesinada en un tiroteo por sujetos aún prófugos de la justicia mientras estaba en compañía de su novio y a solo un día de celebrar su fiesta de baby shower, teniendo ocho meses de embarazo.

La joven de origen hispano se encontraba en una gasolinera en Texas, Estados Unidos y mientras las autoridades buscan a los responsables del femicidio, sus familiares abrieron una campaña GoFundMe para recaudar fondos y costear los gastos fúnebres, publicó People.

Asesina brutalmente a su amiga embarazada para sacarle el bebé: La mujer fingió durante 8 meses que esperaba un hijo para que su novio no la abandonara

Asesinan a joven embarazada un día antes de celebrar su Baby Shower

La joven que se convertiría en madre iba en un auto con su novio en una carretera en Houston. Ambos ansiaban la llegada de su bebé varón y emocionados porque iban a celebrar la fiesta de baby shower. Sin embargo, un sujeto -o sujetos-, a bordo de un carro sedan blanco con vidrios tintados, abrieron fuego en contra de ella y su pareja.

Publicidad

El futuro padre recibió dos impactos de bala, se desconoce cuántos recibió ella, pero se habla de “varios disparos”, según el canal KTRK-TV, a quienes sus familiares informaron que Hernández estaba próxima a abrir un negocio de uñas y la describieron como “maravillosa”.

La pareja estaba estacionada en una gasolinera Shell cuando les dispararon “sin hablarnos y sin saber la razón”, declaró el novio a las autoridades.

La familia de Hernández lamentó el asesinato de Jennifer y el pequeño que no llegó a nacer. Además, abrió una campaña para recaudar fondos y costear los gastos fúnebres de “Nana”, como le decían de cariño sus seres queridos.

“Estamos absolutamente devastados por el fallecimiento de Jennifer. ‘Nana’ era una hija maravillosa, una hermana maravillosa y habría sido una madre maravillosa”, escribió su familia en la página. (I)

Te recomendamos estas noticias