Argentina inició formalmente este martes el proyecto de pago por resultados REDD+, una iniciativa que busca reducir las emisiones derivadas de la deforestación, para lo que contará con una financiación de 82 millones de dólares por parte del Fondo Verde para el Clima, informaron fuentes oficiales.

Impulsada por la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, REDD+ es una herramienta que pretende disminuir las emisiones provocadas por la deforestación y la degradación de los bosques en los países en desarrollo, estimulando la gestión sostenible de los bosques y el aumento de las reservas forestales de carbono.

En este sentido, el Ministerio de Ambiente argentino anunció en un comunicado el arranque del taller de inicio del proyecto, que buscó poner en conocimiento de todos los actores involucrados los alcances del mismo, su estrategia, sus formas de implementación, los resultados esperados y las actividades previstas durante su desarrollo.

El encuentro, que contó con la presencia de autoridades ambientales, organizaciones nacionales e internacionales y organismos de la sociedad civil, fue encabezado por la jefa de Gabinete del Ministerio de Ambiente, Soledad Cantero, quien destacó la “sinergia inmensa” que existe con otros ministerios y organismos.

Publicidad

“Para obtener estos 82 millones de dólares, nosotros pudimos abordar las líneas de acción que identificamos en cada uno de los territorios. Esto fue una labor coordinada y sistematizada por nuestros equipos, que tuvieron en cuenta cada una de las necesidades existentes en las comunidades”, aseveró Cantero, en declaraciones recogidas por el Ministerio.

Por su parte, la secretaria de Política Ambiental en Recursos Naturales, Beatriz Domingorena, afirmó que esta iniciativa “resignifica” a los pueblos originarios, al trabajo en infraestructura y a la producción “sostenible” en materia forestal: “Esto es cuidar nuestra casa común, es cuidar el medioambiente”, subrayó.

El país suramericano obtuvo financiación del Fondo Verde para el Clima tras implementar durante los últimos años varias políticas tendientes a reducir las emisiones derivadas de la deforestación, y después de haber cumplido los requisitos de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático para el pago basado por resultados correspondientes al período 2014-2016.

El proyecto será ejecutado en forma conjunta por el Ministerio de Ambiente, las provincias y la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación (FAO, por su sigla en inglés) en un plazo de seis años. (I)