Localizada en Suiza, Le Rosey es una de las instituciones más solicitadas por cientos de padres que buscan una excelente preparación y mejores oportunidades para sus hijos.

Cada año solo se reciben a 80 o 90 estudiantes de unos 400 aspirantes cuyos padres están ansiosos porque reciban la mejor educación del mundo, y no les importa gastar más de 100 mil dólares anuales en ello. El costo puede parecer elevado, pero a más de los estudios se trata de un internado donde hay clases por largas horas de lunes a viernes, combinadas con prácticas de artes y deportes.

El millonario ecuatoriano Álvaro Noboa Pontón realizó sus estudios secundarios en la prestigiosa institución. También la princesa de Grecia, Marie Chantal, cuya madre es la ecuatoriana María Clara Pesántes, perteneció a la lista de estudiantes del colegio suizo.

El instituto cuenta con alumnos de diferentes países y tiene dos campus, el principal, muy cerca del Lago Ginebra, y el segundo en la localidad de Gstaad, donde tienen una estación de esquí. Le Rosey funciona como un internado, los alumnos viven en las instalaciones.

Alumnos curiosos y ambiciosos

Todos los estudiantes cursan el Diploma de Bachillerato Internacional (IB), incluso pueden recibir las materias en inglés o francés, además de aprender más idiomas. El valor incrementa si los estudiantes quieren cursar lecciones de música privadas o un idioma extracurricular.

Deben ser “activos, curiosos y ambiciosos”, explica la organización.

“Le Rosey no es adecuado para niños con una discapacidad de aprendizaje grave. No aceptamos actitudes violentas, antisociales o racistas, y tampoco hay tolerancia frente a cualquier evidencia de uso de drogas o alcohol”, informa el instituto en su página web.

Su historia

  • En 1880, Paul Carnal compró la propiedad en la que hoy en día está ubicado el campus principal del colegio.
  • En 1916, su hijo Henri expandió la oferta educativa para alumnos de todo el mundo y fundó el segundo campus en Gstaad.
  • En 1967, Le Rosey admitió niñas por primera vez.
  • Desde 2015, Christophe Gudin, exalumno del instituto, es quien ocupa el cargo de Director General.

El costo de la matrícula es de 127.800 francos suizos (equivale a 143.297,45 dólares), monto que debe ser pagado en tres cuotas durante el año académico, pero el esfuerzo económico lo vale, porque también tienen disponibles otra serie de actividades y viajes que “están diseñados para que los estudiantes comprendan mejor sus límites, así como para explorar el mundo natural y otras culturas”. (E)