La Agencia Europea de Medicamentos (EMA) subrayó este jueves que el mundo no está en “una emergencia de salud pública” por la viruela del mono, a pesar de las infecciones documentadas.

En una rueda de prensa virtual, Marco Cavaleri, jefe de Estrategia de Vacunación de EMA, consideró que el riesgo actual de los casos detectados de la viruela del mono para la población general es “bajo y no se prevé un aumento excesivo de casos”.

Cavaleri aseguró que la EMA está pendiente del avance de los casos de la viruela del mono detectados en la Unión Europea (UE), aunque señaló que “esto no es una emergencia de salud pública en estos momentos”.

Agregó que el enfoque hacia este virus debe seguir siendo la identificación, el seguimiento y la gestión de nuevos casos.

Publicidad

Cavaleri subrayó que “el riesgo para la población general es bajo y no se prevé un aumento excesivo de casos”, aunque se sigan detectando infecciones en el futuro, y recordó que “estamos ante un virus que se diferencia notablemente del SARS-CoV-2 (que causa la COVID-19), empezando por que no se transmite fácilmente”.

“Aunque el brote de la viruela del mono es inusual, incluida la gran extensión geográfica, es tranquilizador saber que la mayoría de los pacientes tenían síntomas leves y se recuperaron sin necesidad de tratamientos”, concluyó.

Informó de un diálogo con la farmacéutica que desarrolló Imvanex, vacuna autorizada en la UE solo contra la viruela tradicional, para extender su indicación porque los datos en animales muestran que también es efectiva en prevenir la viruela del mono.

Esta inyección se administra en dos dosis, con al menos 28 días de diferencia.

Publicidad

Otro fármaco con potencial para ser usado contra la viruela del mono es el antiviral Tecovirimat SIGA, que tiene un modo de acción sobre la extensión de la partícula viral en el organismo que lo limita e impide, por lo que ralentiza la propagación de la infección, y está autorizado para tratar la viruela, la viruela del mono y la viruela bovina.

Se utiliza en adultos y niños que pesan al menos 13 kilos, está disponible en forma de cápsulas para tomar por vía oral, y la dosis depende del peso corporal, aunque el tratamiento debe iniciarse lo antes posible después del diagnóstico.

Sus efectos secundarios más comunes son el dolor de cabeza y las náuseas. (I)