Fernando Aguinaga es presidente de la Sociedad Ecuatoriana de Pediatría, filial Pichincha. En una entrevista con este Diario habla sobre los efectos de las reuniones familiares de diciembre, la variante ómicron en niños y recomendaciones para los padres de familia de presentarse afectaciones respiratorias en menores de edad, así como del proceso de vacunación anti-COVID-19.

En el hospital Pablo Arturo Suárez hay seis pacientes pediátricos de un total de 13 camas de hospitalización. ¿A su juicio este es el reflejo de la variante nueva (ómicron) o la anterior (delta)?

Es el reflejo de lo que pasó con las festividades más bien. Hemos visto que con esta nueva variante hay más niños contagiados no solo a nivel del Ecuador sino a nivel mundial, y se está viendo que la mayoría de niños, por suerte, se recuperan sin ningún problema; pero hay un grupo pequeño de niños que va a necesitar llegar a los hospitales, por suerte, la mayoría que llega a los hospitales se recupera muy bien, sin necesidad de ir a cuidados intensivos, pero obviamente estamos viendo que al romper las medidas de distanciamiento, de lavado de manos, de uso de mascarilla, hubo muchos más contagiados, sobre todo, en grupos más vulnerables que no estaban vacunados.

¿Se puede atribuir a la variante ómicron?

Publicidad

También, porque al ser más contagiosa hace que se contagie más fácilmente a toda la población, y mientras más niños contagiados, estadísticamente va a haber más niños que podrían llegar a necesitar un apoyo en una unidad de salud.

Según la secretaría de Salud del Municipio de Quito hay un incremento en la primera semana del año en la presencia de niños menores de 5 años en el sistema hospitalario.

Los niños menores de 5 años son los que no han sido vacunados, son los que están más vulnerables y hemos visto que los niños, incluso menores de un año, es el grupo que llega a los hospitales con complicaciones. A nivel mundial se está viendo que más o menos del total de ingresos, que no son muchos todavía, porque los niños se defienden, la gran mayoría bien, pero los que llegan a los hospitales, el 50 % van a ser niños y otro 50 % van a ser adultos, o sea la mitad.

¿Hay alguna característica especial de estos niños quizá, los que llegan a los hospitales, tienen algún problema, alguna enfermedad preexistente?

Publicidad

Si tienen enfermedad preexistente obviamente hay más riesgo de tener complicaciones, pero la gran mayoría de los pacientes están presentando una inflamación de la vía aérea respiratoria alta, que les hace que se pongan muy roncos, muy disfónicos, con una tos seca, que en algunos casos llegan a ser tal la inflamación que les dificulta la respiración y por eso acuden a los hospitales por oxígeno, hidratación, porque no se alimentan, por la gran inflamación.

Y en ese caso, ¿cuál podría ser una recomendación a los padres?

Mantener el distanciamiento social, apoyar la vacunación, en los casos de los niños que ya pueden vacunarse, la ministra (de Salud) mencionó que a partir de los 3 años está abierta la vacunación, entonces acudir a los centros de vacunación para que los niños se vacunen y si un niño tiene fiebre alta, problemas para respirar no quedarse en casa sino llevarlo a un centro médico o a un médico que lo atienda lo antes posible.

¿En las consultas pediátricas hay presencia masiva, mediana o baja de niños afectados por COVID?

Publicidad

A nivel pediátrico, estoy seguro, porque eso está pasando en mi misma consulta, estamos viendo muchísimos niños ya afectados por COVID, que están con tos, pero la gran mayoría por suerte se recuperan con medicación, analgésica, hidratación, medidas generales.

De acuerdo con su realidad, ¿cuántos niños van diariamente versus antes cuántos iban?

De los niños que van a consulta, niños enfermos, más del 80 o 90 % van a tener una enfermedad respiratoria y posiblemente podría ser COVID.

Y eso se ve ¿en este mes, en diciembre?

Publicidad

Después de las festividades, cuando ya ha aumentado el número de casos pudimos observar que rápidamente se incrementaron.

Ecuador podría terminar esta semana con más de 20.000 casos de COVID-19, dice ministra de Salud

¿Cómo evaluaría la vacunación para los niños desde los 5 años?

La vacunación en el país fue uno de los grandes procesos que se han llevado y fue bastante exitoso. Creo que todavía nos falta mucho por avanzar en vacunación, en este grupo, pero comparado con otros países lo hemos hecho bastante bien. Tenemos que seguir reforzando y sobre todo convencer a las familias y a los padres que la vacunación es segura, que se ha hecho en millones de niños y es segura y que vemos que los aspectos en la vacunación son positivos. Si hubiera pasado este mismo efecto sin las vacunas, estaríamos viviendo lo que vivimos hace un año, la gente buscando oxígeno, las unidades de cuidados intensivos llenas. Entonces estamos viendo que la vacunación tiene un efecto positivo en la población.

¿Cuál sería la estrategia para convencer a los padres que todavía no quieren llevar a sus hijos a vacunarse?

Primero tendríamos que detectar qué niños son los que no están vacunados y segundo hablar con los padres y explicarles los beneficios de la vacunación versus el riesgo que corren aquellos niños que no se han vacunado, porque en el caso de los niños no solo es grave la etapa aguda de la enfermedad, en algunos casos hay una posinfección, que se llama el síndrome inflamatorio multisistémico o enfermedad de Kawasaki que puede llegar a ser muy grave y letal.

¿Este convencimiento sería a través de ir a las escuelas, ir brigadas a los domicilios?

El convencimiento creo que es el hablar, hablar directamente con los padres, saber cuáles son sus miedos, aclararles y buscar los tabúes que hay en contra de esta vacunación para ir viendo en cada caso, si es asunto cultural, si es un asunto de creencia, por qué no están accediendo, recuerde que esto no es solo un problema del Ecuador.

¿Es conveniente empezar a vacunar a los niños de entre 3 y 4 años?

Sí, totalmente. Hay algunos países que tomaron esa iniciativa y sí hay evidencia científica que la avala, mientras más lleguemos a vacunar a más población, menos riesgo de complicaciones vamos a tener.

Para ellos, ¿habría que tener alguna consideración especial?

Ahora no. La vacuna que se les está aplicando es la Sinovac, que se está aplicando en Colombia, en Chile, en otros países que se ha visto que es la vacuna bastante segura con una tecnología que la hemos estado usado por muchos años.

El 95% de usuarios habría presentado documentación de vacunación anti-COVID-19 al usar el transporte inter e intraprovincial

¿Y lo del esquema regular de vacunación?

Es importante que los niños completen su esquema regular de vacunación, pero por eso no retrasar la vacuna del COVID porque ahorita es prioridad la del COVID, por lo que estamos viviendo. Entonces saber que si uno no está al día no pasa nada, que se ponga la del COVID y luego se igualará con el esquema normal de vacunación.

¿Para los niños desde los 3 años es recomendable una segunda dosis?

Sí, todos tienen que completar la segunda dosis y organizaciones internacionales como la Academia Americana de Pediatría, la FDA, están aprobando en niños mayores de 12 años ya están sugiriendo el refuerzo de la tercera dosis, incluso.

¿En qué tiempo?

El mismo esquema de cada 28 días. Los científicos que elaboraron la vacuna vieron que, en este lapso de 28 días, había una buena respuesta inmune.

¿Qué recomendación ustedes como gremio harían sobre este retorno a las clases desde febrero con el 100 % del aforo?

Primero debe ser tomada en cuenta la situación individual de cada familia, la situación de cada ciudad o cada lugar de residencia, porque si bien estamos con miedo del contagio, a su vez, tenemos que tomar en cuenta que hay padres que han sido muy golpeados por la pandemia y no tienen la opción de contratar su internet o tener acceso al internet, y la otra, es que los padres están trabajando y los niños no tienen con quién quedarse en casa; entonces, cada realidad es distinta, algunos padres tendrán las facilidades de que se mantenga la educación virtual y otros tendrán que empezar a hacer una educación presencial con todas las medidas de precaución.

¿Un requisito sería que estén vacunados con las dosis completas?

En los niños que ya pueden lo ideal sería que estén vacunados. Seamos muy conscientes de que si un niño está enfermo no enviarlo a clases, dar el ejemplo, los padres, del lavado de manos, de uso de mascarilla, distanciamiento social.

Y esto de exigir el certificado de vacunación a los niños, ¿a su juicio está bien?

Los ecuatorianos hemos sido una de las culturas más provacunas, no es la primera vez que para entrar en una escuela o a un colegio nos piden un certificado de vacunación; la mayoría de escuelas lo hacían como un prerrequisito para que los niños asistan a las escuelas. No ser algo punitivo más bien ser algo que promueva la vacunación donde promovamos que los padres vacunen a sus niños.