Guayaquil, una de las ciudades comerciales del país, presenta un alto flujo de vehículos a diario. El 98 % de los accidentes de tránsito en la ciudad tiene su origen en seis causas, de acuerdo con un recuento realizado por la Agencia de Tránsito y Movilidad (ATM). Entre ellas está la falta de seguimiento de las señales de tránsito.

En las diferentes ciudades del país se encuentra una señal que resalta la posibilidad de virar a la derecha incluso cuando el semáforo está en rojo. Sin embargo, los conductores podrán valerse de esta posibilidad aún cuando no exista una señal específica.

Así lo indica el general Luis Lalama, de la ATM: “Bajo la estricta responsabilidad del conductor, y siempre que no existan vehículos circulando en sentido contrario, podrá virar hacia la derecha extremando las precauciones necesarias”. No obstante, cuando exista una señal que prohíba el giro, no se puede virar en luz roja.

Uso adecuado de direccionales

Es importante también manejar con destreza el uso de los direccionales; es una manera de informar a los demás conductores qué acción se va a realizar.

Publicidad

Detrás del timón, del lado izquierdo quedan los direccionales. Al usar la palanca hacia arriba se va a la derecha; y si quiere virar a la izquierda, la palanca va hacia abajo. Igual al virar, recuerde mirar por los espejos laterales, para evitar accidentes, porque podría circular algún ciclista o motorizado.

Precaución en la luz amarilla

Los semáforos también están de por medio en otro tipo de situaciones. Se recuerda a la ciudadanía, por ejemplo, que la luz amarilla señala que los vehículos deben disminuir la velocidad y detenerse antes de llegar a la línea de pare. En caso de encontrarse en intermitente, el conductor puede cruzar la intersección, con las debidas precauciones.

El general Lalama recuerda que es importante que los conductores respeten la zona de seguridad o el espacio, señalizado o no, ubicado dentro de las vías y reservado oficialmente para el uso exclusivo de los peatones, como pasos cebra, las aceras o veredas, puentes peatonales, ingresos a diversos establecimientos, etc. (I)