Un deslave registrado en la comunidad Cartagena, en la parroquia fronteriza El Carmelo, a 40 km de Tulcán, en Carchi, destruyó una vivienda, puso en riesgo otra y taponó la vía de acceso.

“Ventajosamente no cobró vidas humanas”, dijo Silvio Rayo, presidente de la Junta Parroquial de El Carmelo, quien comentó que corresponden las casas dañadas a las familias Cuasquer y Chitán.

Desde la parte alta se vino una avalancha arrastrando piedras, lodo y agua, alertando un fuerte zumbido a quienes habitaban en las dos moradas, los integrantes de la familia lograron salir a tiempo sin sufrir afectación física alguna.

Parménides Cuasquer, morador de la vivienda devastada, explicó que la lluvia de la noche del lunes y madrugada de hoy (martes) movilizó desde la montaña bastante agua, registrándose la traslación de tierra a las 09:00.

Publicidad

Deslizamientos por lluvias afectan movilidad en diversas vías a nivel nacional; algunas se mantienen cerradas desde el fin de semana

Agradece que el evento se haya originado en el día, porque si era en la noche no estuviera para contar. Los enseres y electrodomésticos resultaron destruidos en unos casos y desaparecidos en otros por la fuerza de la avalancha.

Parménides cuenta que en la mañana pasó de su habitación a la de su hija para ver en la televisión el ciclismo, cuando de pronto escuchó un ruido ensordecedor, se asomó a la ventana y se percató de que se venía parte de la montaña, en ese instante alertó a todos y salieron hacia la vegetación huyendo del deslave.

Herramientas, vestuario y animales menores quedaron bajo el lodo. Con felicidad dice que gracias a Dios están vivos, junto con su esposa e hija. Cuasquer, un hombre de la tercera edad, ahora pide ayuda a las autoridades para recuperar su vivienda.

Deslaves y fisuras en las vías de Manabí por lluvias

La familia Cuasquer cuenta que los vecinos de Cartagena y La Florida Alta, al avistar el fenómeno natural, llegaron para ayudarlos a recuperar algunos materiales y cosas, evidenciando que la solidaridad jugó un papel importante.

Guillermo Herrera, prefecto de Carchi que llegó hasta el lugar a solidarizarse con las familias damnificadas, manifestó que con equipo caminero despejan la calzada y aseguran la protección de la casa que no fue destruida.

Gerardo Murillo, morador del sector, explica que el fuerte invierno los tiene asustados, más en las noches porque residen junto a las quebradas. En tanto que Marlon Cuasquer indicó que los bienes de sus padres quedaron sepultados, así como la cocina y una casa pequeña que estaba inhabitada.

Técnicos de la Prefectura de Carchi manifestaron su preocupación porque varias moradas están construidas junto a la quebrada, razón por la que con estas primeras acciones esperan disminuir los riesgos.

El sector es considerado estratégico ya que forma parte de la reserva ambiental protegida occidental de esta provincia, en el limítrofe con Colombia. La carretera obstruida permite sacar la producción de la zona hacia los mercados de Carchi, Imbabura y Pichincha.

Uno de los trabajos inmediatos será concienciar a la comunidad para frenar la invasión de la frontera agrícola y evitar estos hechos, dijo Herrera, quien agregó que desde hace tres días retornaron las lluvias a esta provincia. (I)