A puertas de un largo feriado por el Día de los Difuntos y las fiestas de Cuenca, el sector turístico se mostró este miércoles preocupado por el anuncio de nuevas jornadas de protestas por parte del movimiento indígena.

Ecuador amaneció este miércoles con ciertos tramos de vías cerradas por manifestaciones en contra del Gobierno.

Y aunque la mayor parte de vías del país están habilitadas, el sector turístico teme que esos anuncios de protestas puedan incidir en las reservas que ya están planificadas para este asueto.

Holbach Muñeton, presidente de la Federación Nacional de Cámaras Provinciales de Turismo del Ecuador, dijo que las protestas del 2019 ya dejaron fuertes pérdidas para el sector y si continúan estas nuevas manifestaciones, habrá otro impacto negativo.

Publicidad

Estado de vías en Ecuador en el segundo día de movilizaciones

“Esta incertidumbre lo que hace es que la gente no quiera salir a un feriado si ve que hay cierres de carreteras, esto nos afecta. El primer día de movilización nos bajó las reservas un 10 %”, dijo.

En varias ciudades del país se han tejido expectativas de un nivel de ocupación entre el 60 % y 80 % para este feriado.

“Se debe ver la forma de cómo se soluciona el tema. El sector indígena, que está en su derecho de reclamar, pero por favor no hagan más daño a la industria del turismo como se hizo en octubre del 2019″, indicó Muñeton.

El crédito de consumo es una forma de financiar los viajes, a puertas del feriado más largo en lo que va de la pandemia, pero no es recomendable

El dirigente señaló que con este tipo de protestas también se reduce la llegada de turistas extranjeros, pues pueden optar por otros destinos.

Dentro del sector turístico se refiere a que en Ecuador había la previsión de un importante flujo de turistas desplazándose desde este fin de semana a diferentes ciudades.

A los representantes turísticos de Azuay y Cañar les preocupa fuertemente la declaratoria de un paro nacional indefinido. Las reservas hoteleras a puertas del feriado están sobre el 80 %, pero temen que si no hay acuerdos entre los protestantes y el Gobierno todo se caiga, generando millonarias pérdidas económicas.

Publicidad

Patricio Miller, expresidente de la Cámara de Turismo del Azuay y director de la Federación de Cámaras de Turismo del Ecuador, explica que una familia promedio invierte mínimo $ 300 durante un feriado, cifra muy importante que se distribuye en rubros como hospedaje, alimentación, transporte y distracción.

Un monto nada despreciable que ayuda a que la económica circule, pero que podría caerse por necedad de las partes. Tiene datos de que la reserva hotelera en Cuenca para estos días es del 80 % y está convencido de que si los manifestantes no deponen sus posiciones entre hoy y mañana, todo se complicará y la gente empezará a cancelar sus viajes, tal cómo está sucediendo en provincias del Centro del país como Chimborazo o Ambato, según información que le han brindado sus colegas.

Con un criterio similar está el alcalde de Azogues, Romel Sarmiento, quien desde hace un mes presentó una amplia agenda de actividades festivas como conciertos internacionales, pidió a los bandos involucrados que durante estos cinco días “hagan una tregua, un alto al fuego cruzado” y que a partir del ocho de noviembre retomar los procesos de diálogo.(I)