Autoridades de las provincias de Napo, Orellana y Sucumbíos activaron el Comité de Operaciones de Emergencia (COE) de manera conjunta para evaluar la situación reportada tras el derrumbe del arco por donde pasaba el cauce del río Coca.

En las primeras horas, el gobernador de Sucumbíos, Albaro Beltrán, emitió un comunicado exhortando a los habitantes de las riberas del río Coca a tomar medidas de precaución ante el fenómeno natural presentado en el sector de San Rafael.

Conforme pasaron las horas, el agua represada desfogó por efectos de la misma naturaleza, indicaron las autoridades del COE durante la reunión.

“El embalse que estaba presente ya no existe, el agua está corriendo con normalidad”, dijo Édgar Chulde, analista del Servicio de Gestión de Riesgos.

El funcionario llamó a los habitantes que se ubican en las riberas del río Coca a mantener la tranquilidad, puesto que el riesgo ha sido minimizado.

“Se debe mantener precaución en las comunidades que se encuentran aledañas a la ribera, ya que según recorrido de técnicos de Gestión de Riesgos de la Municipalidad se reporta el crecimiento del río Coca, debido al colapso del arco en San Rafael”, señaló Segundo Jaramillo, alcalde del cantón Gonzalo Pizarro.

En dicha localidad se prohibió la realización de actividades en la zona cercana al afluente.

Ante la crecida del río Coca, los habitantes de las comunas Panduyacu y Dashino lograron evacuar alrededor de ocho canoas que utilizan para sus faenas diarias, y evitaron que sean arrastradas por la corriente del río.

Técnicos de distintas instituciones gubernamentales se encuentran en la zona realizando un monitoreo a la situación reportada en el río Coca. (I)