La noche de este domingo 5 de diciembre, el alcalde de Quito, Santiago Guarderas, y el presidente Guillermo Lasso compartieron por primera vez la tradicional serenata quiteña, por los 487 años de la fundación de la capital.

Tanto para Guarderas como para Lasso, esta es la primera vez que celebran esta tradición, debido a que es el primer año de Guarderas como alcalde, tras la destitución de Jorge Yunda, y de Lasso como presidente de la República.

Guarderas llevó la tradicional serenata quiteña al presidente Lasso, un día previo a celebrarse los 487 años de fundación de la capital.

Tras cruzar a pie del Municipio al Palacio de Carondelet, para hacer la invitación formal, Guarderas bajó junto a Lasso a la Plaza Grande, donde se desarrolló un evento cultural y artístico.

Publicidad

El presidente Guillermo Lasso caminó hasta la Catedral acompañado de su esposa, María de Lourdes Alcívar, y el vicepresidente Alfredo Borrero y su esposa, Lucía Pazmiño, mientras se proyectaban imágenes coloridas en las paredes exteriores del templo y de fondo canciones como la Vasija de barro y El chulla quiteño sonaban.

En segundo día de festejos a Quito se reforzó el control y disminuyeron los desmanes

El Grupo Quimera se presentó con el pasillo Esta pena mía, la tonada Primor de chola y el pasacalle Romántico Quito mío. Luego fue el turno del Ballet Nacional del Ecuador con la obra Ruiseñor y música de Julio Jaramillo; el Coro Forzavú con un mosaico de albazos; y el Ballet Folclórico Nacional Jacchigua con la puesta en escena de ochenta bailarines, representando la diversidad étnica de Ecuador, y personajes como San Pedro, San Pablo y El chulla quiteño.

En el evento también estuvieron Estefanía Álvarez, reina de Quito; varios asambleístas y otras autoridades del Gobierno.

Las dos autoridades se volverán a encontrar en la sesión solemne que se desarrollará mañana en el Teatro Sucre, desde las 17:00. (I)