Llegada las 09:00, Adrián Campoverde, médico de ambulancia del ECU911, se prepara para empezar su jornada. Desde la central le notifican un código ‘azul once’, que significa insuficiencia respiratoria. Vestido con su traje de bioseguridad sale rumbo a evaluar a un posible paciente de COVID-19. En las últimas semanas ha habido días en que su jornada se ha extendido hasta la madrugada, pues los contagios han ido en aumento en su ciudad.

De la lista de países africanos a los que Ecuador prohibió la entrada por Ómicron, de cinco han llegado turistas al país

Campoverde trabaja en Piñas (El Oro). Muchos de sus pacientes dudan de que sea coronavirus cuando tienen los primeros síntomas. A ellos les dice: “Aquí todo es covid hasta que se demuestre lo contrario”. Él cuenta que los contagios han aumentado en su ciudad, pues hace unas semanas había jornadas sin emergencias de ese tipo y que ahora no bajan de seis diarias.

Las estadísticas oficiales del Ministerio de Salud Pública (MSP) coinciden con esa percepción. Alertan que este cantón está atravesando el mayor pico de contagios de toda la pandemia. En el último mes se detectaron 205 casos confirmados, una cifra exorbitante si se la compara con los casos de todo octubre, cuando se detectaron apenas 9. Este es un problema grave en un cantón cuya población borda los 30.500 habitantes, según las estimaciones del MSP.

Publicidad

Los datos de este Ministerio también dan cuenta de un repunte en El Pangui (Zamora Chinchipe). Este cantón, de 11.000 pobladores, registró 42 casos positivos en el último mes, mientras que en octubre se detectaron solo 5. El anterior pico ahí se dio en abril, cuando hubo 30 casos.

Las cifras del MSP también advierten sobre un crecimiento de casos en cantones de Manabí, la Sierra centro y el norte del Oriente, como lo grafica el siguiente mapa.

La ministra de Salud Pública, Ximena Garzón, realizó el martes pasado un análisis del avance de los casos confirmados en las provincias y concluyó que hay incremento en las que han tenido retraso en el proceso de vacunación. “En Napo y Chimborazo hay un repunte de casos; en estas últimas semanas también hemos tenido un retraso de cobertura de vacunación en Bolívar, Imbabura, Morona Santiago, Pastaza, Orellana y Sucumbíos y coincide con el retraso en las vacunas en la población entre 5 y 24 años”, señaló.

Añadió que la próxima semana el Gobierno recibirá una donación de pruebas PCR por parte de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) que servirán para reforzar la vigilancia epidemiológica. “Vamos a realizar una mayor cantidad de tomas PCR a nivel comunitario, sobre todo en las provincias que tienen más riesgo de contagios, en aquellas provincias que más focos calientes presentan de forma prioritaria”, anunció.

Publicidad

Para la epidemióloga Andrea Gómez, esta alza de contagios se debe en parte a los feriados de inicios de noviembre y del 9 de octubre. Ella explicó que recién se los puede ver en las estadísticas oficiales por el retraso que hay en la información, que puede durar semanas. “La persona se contagia, presenta síntomas y se realiza el examen, luego el examen se sube al sistema, se verifica y al final se sube a la infografía (del MSP)”, ejemplificó.

La OPS puso a Ecuador entre los países de la región donde más ha incrementado la incidencia del COVID-19, en un informe publicado el 24 de noviembre pasado. “Casi todos los países de América del Sur, a excepción de Brasil, Suriname y Venezuela, están notificando un aumento de la incidencia de la COVID-19, y los aumentos más pronunciados de la última semana se han observado en Ecuador y Paraguay”, puntualizó el reporte.

La variante delta

El repunte de casos en Piñas preocupa a las autoridades locales de Salud. La directora distrital de ese cantón, Katherine Porras, afirma que el ascenso de contagios se debe al relajamiento de la población y las aglomeraciones.

Para Guido Silva, magíster en biología molecular y genética que trabaja en un laboratorio privado de Piñas, es muy probable que este incremento de casos corresponda a la variante delta. Saca esa conclusión por la sintomatología de los pacientes de las recientes semanas.

Publicidad

Silva explica que quienes contraen esta variante experimentan síntomas gripales como flujo nasal, tos y estornudos, además de malestar corporal y en muchos casos la pérdida del olfato y gusto, después de tres o cuatro días del contagio.

Además, precisó que se podría tratar de una transmisión comunitaria. “Sabíamos dónde estaba el brote, pero no contábamos con que la expansión iba a ser tan rápida (...) Los nuevos casos son de pacientes que están llegando por transmisión en puntos en los que no se sabe dónde se contagiaron”, manifestó.

Ocupación hospitalaria estable

Pese a que los casos se han incrementado en Piñas y El Pangui, la ocupación hospitalaria se mantiene estable en esas zonas del país. Gina Cueva es la directora de vigilancia de Salud de la Zona 7, que comprende a El Oro, Zamora Chinchipe y Loja. Ella sostiene que hay suficientes camas para atender a los pacientes con COVID-19 y que, de ser necesario, tienen un plan de emergencia para ampliar la capacidad.

En El Oro existen dos hospitales que cuentan con espacios para COVID-19, ambos ubicados en Machala. El primero es el Teófilo Dávila, que está dotado de 20 camas hospitalarias, de las cuales 10 estaban ocupadas el viernes pasado; también lo estaban sus cuatro unidades de cuidados intensivos (UCI).

Publicidad

El segundo es el hospital del IESS de Machala, que cuenta con 32 camas hospitalarias, de las cuales 13 estaban ocupadas; también tiene 6 UCI, de las cuales 2 estaban en uso.

En Zamora Chinchipe, en cambio, los pacientes de COVID-19 se atienden en el hospital Julius Doepfner, ubicado en Zamora, con apenas tres camas destinadas para hospitalización que el viernes estaban desocupadas. En este centro no hay áreas para cuidados intensivos, por lo que los pacientes graves son trasladados al hospital Isidro Ayora, de Loja.

La epidemióloga Andrea Gómez argumenta que la moderada ocupación hospitalaria, a pesar del repunte de casos, es un efecto de la vacunación masiva.

De acuerdo con el reporte del Vacunómetro presentado por el MSP el 2 de diciembre, Piñas cuenta con el 82 % de toda su población inmunizada, con el esquema completo de vacunación; mientras que en El Pangui esa cifra es del 76 %.

A nivel nacional, se mantiene un alza leve de ocupación hospitalaria. Las UCI disponibles tienen el 47 % de ocupación, las camas de cuidado intermedio el 36 % y las camas hospitalarias el 22 %, según las cifras oficiales con corte al 2 de diciembre. (I)