Las ráfagas de viento han sido una constante durante julio en la capital. Árboles caídos sobre las vías han generado congestiones vehiculares. Una cantidad de emergencias en barrios que se encuentran en media y alta montaña también se ha reportado.

Sin embargo, este lunes 31 de julio, Quito amaneció con un aumento en la potencia de las ráfagas de viento que iría de 60 a 80 km/h, dependiendo del sector y la condición climática.

Cristina Argoti, analista de Pronósticos y Alertas del Instituto Nacional de Meteorología e Hidrología (Inamhi), explicó las razones para la activación de la emergencia n.° 35 por incremento en la velocidad de las ráfagas de viento desde el sábado 29 de julio hasta el miércoles 2 de agosto.

Publicidad

Dos policías son procesados por presunta violación a hombre que estaba aprehendido en UVC del suburbio de Guayaquil

“Se produce este incremento en la velocidad del viento debido al cambio de presión en los gradientes de temperatura; entonces, ahí es que a nivel atmosférico la velocidad cambia y es lo que nosotros sentimos en la ciudad”, indicó.

Además, manifestó que en la alerta están comprendidas provincias de la Sierra, como Loja, Azuay, Pichincha, Carchi, Cañar, Cotopaxi, Tungurahua, Imbabura y Bolívar; mientras que en la Amazonía las zonas más afectadas serían Zamora Chinchipe, Morona Santiago, Napo y Sucumbíos.

“Es normal que en época seca aumente la velocidad del viento. Sin embargo, se saca la advertencia en el momento en que los modelos nos indican que este fenómeno va a salirse de lo normal”, manifestó la experta.

Publicidad

La analista de pronósticos añadió que el rango normal en la región Interandina es de cinco en zonas bajas, y en los sectores más ventosos las ráfagas pueden llegar hasta unos 13 km/h. Ante ello, señaló que los números actuales son altos y la ciudadanía debe permanecer alerta ante cualquier situación.

Agosto es el mes para revisar carros y motocicletas con placas terminadas en 7

Hernán Cahusquingo, encargado de la zona azul en el sector de La Mariscal, aseguró que camina con precaución mientras revisa los autos parqueados, ya que el movimiento de los árboles no es normal.

Publicidad

“Se trabaja con el temor de que se caiga algo. Además de ello, estos vientos hacen daño a la vista y a la piel. Ojalá ya se normalice el clima”, apuntó el quiteño, de 65 años.

Por su parte, Xaviera Jácome, estudiante universitaria, manifestó que es imposible salir sin chompa en la capital, a pesar de la fuerte radiación solar, debido a que el viento es bastante fuerte.

“Es sofocante y tedioso porque no podemos salir sin chompa. Está haciendo un solazo, pero se siente frío igual por el viento”, aseguró la joven de 24 años.

Quién es alias ‘Frenillo’, objetivo del ataque en zona del malecón que provocó dos muertos

Finalmente, Cristina Argoti mencionó que todo se normalizará desde el jueves 3 de agosto. Incluso la alta radiación solar que vive Quito en un horario de 10:00 a 16:00 con más vehemencia.

Publicidad

“Durante la época seca, que es hasta mediados de septiembre, viviremos estos fenómenos: cielos poco nubosos y despejados, radiación ultravioleta alta durante el día y acompañado de viento” (I)