La procesión de Jesús del Gran Poder se iniciará a partir de las 12:00 de este viernes, 15 de abril. El recorrido empezará en la plaza San Francisco, ubicada en las calles Simón Bolívar y Sebastián de Benalcázar, en pleno centro histórico de la capital.

Para el recorrido, que tendrá 3,3 kilómetros de distancia, los devotos avanzarán por las calles Venezuela, Manabí, Vargas, Riofrío y retornarán por las calles Venezuela, Manabí, García Moreno, para finalizar en la plaza San Francisco.

La Policía Nacional dispondrá de 654 agentes de los distintos ejes de acción. 389 agentes de Control Metropolitano, 300 agentes de tránsito (AMT), 37 bomberos, 62 personas de Cruz Roja, entre otros funcionarios de entidades municipales y de seguridad, completarán el contingente preparado para resguardar la caminata, que prevé recibir a más de 250.000 asistentes.

Se realizará la procesión después de dos años de suspensión, debido a la pandemia de coronavirus.

Publicidad

Procesión Jesús del Gran Poder vuelve a Quito dos años después de la pandemia de coronavirus

El Departamento de Comunicación de la Empresa Pública Metropolitana de Agua Potable y Saneamiento de Quito (Epmaps) informó que destinarán cuatro puntos de hidratación para los caminantes. Estos estarán definidos en lugares estratégicos del recorrido.


La procesión Jesús del Gran Poder

Los cucuruchos y verónicas (personajes de la Semana Santa) se alistan para la procesión penitencial de Jesús del Gran Poder. Franklin Perugachi, de 19 años, señaló que siente alegría de participar por primera vez en la procesión. Él se acercó y preguntó cómo se podía inscribir, así que finalmente será cucurucho en esta caminata característica de Semana Santa.

Mi padre lo hizo antes que yo, y por eso me llama mucho la atención. Todos tenemos que andar en orden. Mi familia está feliz, porque somos católicos, así que salgo a la procesión para pedir por la unión, para seguir compartiendo con mi familia y amigos; pero, en especial, lo hago por Jesús”, acotó.

Publicidad

Lizbeth Toapanta tiene 22 años y será verónica por primera vez. Ella acudió hace dos años al ver publicidad para integrar la procesión, pero por la pandemia no se llevó a cabo. Además, la estudiante de Turismo hace pasantías de guía en el museo del convento San Francisco, así que está familiarizada con el tema.

“Mi mamá está extasiada. Mi papá no se lo puede creer hasta ahora. Estoy pensando en participar con mis abuelitos maternos; ellos me van a acompañar en esta procesión. Voy como muestra de gratitud, porque mi familia es todo para mí. Entonces, Jesús me los ha protegido y le agradezco por la salud de cada uno de ellos”.

Jonathan Pabón será el cucurucho más joven en la procesión. Toda la vida supo de ella, pero este año le llamó la atención acudir a la actividad. También es estudiante de Turismo y realiza pasantías en el mismo convento; por eso, conoce el lugar y ayuda con la custodia de los trajes. (I)