Los buses de servicio de transporte urbano circulan con normalidad en Guayaquil la mañana de este lunes 19 de abril.

No obstante, los andenes de la terminal terrestre del Puerto Principal amanecieron con escaso movimiento de unidades de cooperativas interprovincial e intercantonal.

Miguel Anchundia, presidente de la Unión de Cooperativas de Transporte de Pasajeros del Guayas, señaló que la suspensión de actividades será de 48 horas por la falta de consensos en torno a varias solicitudes presentadas al Gobierno nacional, entre esas la regulación del precio de los combustibles.

Ambiente en la terminal de Guayaquil, este lunes. Foto: Ronald Cedeño

La mayoría de cooperativas de transporte intercantonal e interprovincial se han acogido al paro de operaciones anunciado anoche por la Federación Nacional de Transporte Público Intra e Interprovincial del Ecuador (Fenacotip). .

Publicidad

Las operadoras CLP, Liberpesa, CICA y San Cristóbal son las únicas que operan en la terminal matriz del Puerto Principal, detalló la fundación Terminal Terrestre de Guayaquil a las 15:30 de este lunes 19.

En el caso de la movilidad urbana en Guayaquil, la Federación de Transportadores Urbanos de la provincia del Guayas informó que sus operaciones siguen dentro del horario habitual y no se alinean al llamado de la Federación Nacional de Transporte Público Intra e Interprovincial del Ecuador (Fenacotip).

Actualmente, la Federación de Transportes Urbanos de Guayas labora con la Agencia de Tránsito y Movilidad (ATM) local “para aliviar el problema económico que afecta nuestra operación”, específicamente de los precios del pasaje.

Luis Lalama, director de operaciones de la Agencia de Tránsito y Movilidad (ATM), dijo que en el caso de buses de Durán a Guayaquil están operando con normalidad y de otras localidades, como el cantón Santa Elena, han arribado en menor número del habitual hasta la terminal matriz de Guayaquil.

La Alcaldía de Daule habilitó buses escolares y de transporte urbano para que trasladen usuarios de la terminal de ese cantón a los exteriores de la estación matriz de Guayaquil, señaló Ramiro Martínez, director del Consejo de Seguridad Ciudadana.

Manabí

Las terminales terrestres de Portoviejo y Manta amanecieron este lunes con el cierre de oficinas de cooperativas de pasajeros y también con la casi nula presencia de buses de transportes de usuarios, luego de que sus directivos decidieran no sacar las unidades como reclamo ante el incremento del precio del diésel.

Publicidad

Hasta el momento en Portoviejo la única cooperativa de transporte que laboraba era la San Plácido, que cubre la ruta Portoviejo-Abdón Calderón-San Plácido, en la zona rural de la capital manabita.

Cristian Mera llegó a las 06:30 de hoy a Portoviejo desde Esmeraldas, pero su ruta seguía hasta la parroquia Ayacucho del cantón Santa Ana, pero se quedó momentáneamente varado junto a su esposa y sus dos hijos en la terminal terrestre de la capital manabita.

“Algo había escuchado de que iba a haber paro, pero no creía que fuera efectivo hoy”, dijo Mera, quien buscaba un taxi para que lo llevara a Santa Ana, y de ahí conseguir otra unidad de transporte que lo lleve a Ayacucho.

En la terminal portovejense están algunos taxistas que ofrecían su servicio a cantones aledaños a Portoviejo.

Quienes sí padecían enormemente la carencia de buses de pasajeros eran quienes residen al paso de vías estatales, como en la ruta Manta-Montecristi, Montecristi-Portoviejo, Portoviejo-Santa Ana, Portoviejo-Rocafuerte, y otras rutas del centro y norte de Manabí, pues no tenían cómo movilizarse a sus lugares de trabajo.

En Chone, los buses de Reina del Camino, Carlos Alberto Aray, 5 de Mayo y Flavio Alfaro permanecen a un costado del paso lateral Josefina Viteri Mendoza. A su vez, las oficinas de las diferentes cooperativas de transporte se mantienen sin atención en la terminal Terrestre Sixto Duran Ballén.

Esmeraldas y Santo Domingo

La paralización parcial del transporte intercantonal e interprovincial tomó por sorpresa a los pasajeros que arribaron a la terminal terrestre de Esmeraldas en busca de pasajes para movilizarse a otras ciudades.

”Puede reservar pasajes para este martes y hoy no atendemos por la suspensión de los transportistas”, manifestó una empleada en una de las operadoras de servicio interprovincial.

Las empresas intercantontales La Costeñita y Del Pacífico tampoco laboran con sus turnos a San Lorenzo, Rioverde, Atacames y Muisne. Solo la cooperativa River Tabiazo y los buses urbanos Las Palmas y Alonso de Illescas operan con normalidad.

Javier Cuadros, de la Unión de la Cooperativa de Transportes de Pasajeros de Esmeraldas; Lupo Quiñónez, de la operadora Del Pacífico; y Enrique Cusme, de La Costeñita, dijeron que plegaron a la medida de hecho como los dispuso la Fenacotip.

De su lado, Byron Pozo, presidente de la Unión de Cooperativas de Pasajeros de Santo Domingo, ratificó la suspensión de las actividades sin cerrar vías.

“No soportamos trabajar en contra, ya que todos los meses sube el combustible, más los inconvenientes desde la pandemia del COVID-19 y el Gobierno no se pronuncia a los planteamientos que presentamos”, puntualizó el dirigente. Vehículos particulares suplen la falta de transporte intercantonal en estas dos provincias.

Azuay

En la provincia del Azuay, los transportistas también paralizaron sus actividades. Las unidades de la modalidad inter e intracantonal suspendieron totalmente el trabajo, mientras que los buses urbanos se sumaron con el 60 % de su flota.

Xavier Ramírez llegó esta mañana a la Terminal Terrestre de Cuenca para llevar a Adolfo, su padre, a que tome un bus de regreso a Machala, provincia de El Oro. Pero, al llegar se encontró con que todos los andenes estaban vacíos y las oficinas cerradas. Eso alteró su planificación y perdió el día de trabajo, dijo.

CUENCA. Adolfo y Xavier Ramírez se quedaron varados en la Terminal Terrestre de la capital azuaya porque no pudieron tomar un bus para viajar a Machala. Foto: Johnny Guambaña

Con la esperanza de que todo se solucione pronto volvieron a su casa ubicada en el sector de Challuabamba, para pasar el día mientras esperan la voluntad de los transportistas.

El presidente de la Unión de Transporte Interprovincial del Azuay (Utipa), Patricio Picón, defiende la suspensión de este servicio público por tres factores que, según dijo, afectan gravemente su economía: el incremento del alza del diesel, el aforo limitado de pasajeros que llevan en cada unidad lo que deriva en menores ingresos y que solo pueden trabajar con el 50 % de sus frecuencias.

“Lo que pedimos al Gobierno Nacional es la derogatoria del Decreto del incremento de combustibles, la focalización de los incrementos o a su vez la compensación tarifaria que se tendría que dar por el alza del pasaje”.

Otro sector que se sumó a este plantón que se tomó varias vías urbanas y rurales del Azuay fue el del transporte local, de buses urbanos. Se parquearon algunas calles y avenidas como Las Américas, Del Estadio y España, pero de manera pacífica, sin bloqueos.

Leonardo Albarracín, directivo de la empresa Lamcontri, insistió que en medio de la pandemia su situación económica es “bastante grave” y es muy complicado sostener la operación normal y mucho mas cancelar las deudas con los bancos por la renovación de las 475 unidades. Además del precio del combustible y la baja ocupación de pasajeros, ellos añaden otro factor: una deuda del Municipio de Cuenca por concepto del subsidio aprobado en una ordenanza.

Esta medida de paralización se replicó también en cantones cercanos como Gualaceo o Girón, en donde bajo las mismas motivaciones el trabajo se suspendió.

En el caso de los buses interprovinciales Patricio Picón afirmó que el paro será durante 48 horas, mientras que los urbanos hasta las 10:00.

Loja y El Oro

Este lunes decenas de usuarios no lograron conseguir un pasaje en la terminal terrestre de Machala, debido a la paralización de actividades.

“El último incremento (de los precios de los combustibles) nos deja casi sin dinero para pagar los gastos, prácticamente vamos a quedar en la quiebra” dijo Ramiro Narváez, dirigente de la cooperativa CIFA, que paralizó las actividades de 86 unidades de transporte.

Hoy, los andenes estaban vacíos y en los puntos de venta de boletos solamente se ofrecía información del paro.

MACHALA. Transportistas de paralizaron sus actividades en la terminal terrestre de la capital orense. Foto: Freddy Macas

En la provincia de Loja, se reportó a primeras horas de la mañana la paralización de actividades de la empresa Catamayo Express, que opera la ruta Catamayo – Loja, y la transportación urbana en el vecino cantón.

La vía Loja – Vilcabamba fue obstaculizada con unidades de transporte intercantonal, interparroquial e interprovincial.

Decenas de buses fueron colocados en la vía lateral de paso (sector Capulí) que conduce a los valles surorientales de Malacatos y Vilcabamba. Similar medida aplicó otro grupo de buses interprovinciales en la vía Loja – Cuenca, a la altura del sector Carigán.

A su vez, la vía Loja – Zamora también amaneció cerrada por varias unidades que estaban estacionados a la salida de la capital provincial.

A la espera de su apertura cientos de vehículos, entre ellos los de carga de combustible, carga pesada, alimentos y productos, permanecen en las vías. Los usuarios temen por la pérdida de los artículos y el perjuicio económico.

Los dirigentes anunciaron la suspensión de actividades, más no el cierre de vías, por lo que algunos usuarios y conductores han rechazado dicha medidas, ya que necesitan movilizarse hacia otras localidades.

Este lunes, los dirigentes advirtieron que la medida es de carácter progresivo y se extenderá hasta que el gobierno atienda sus pedidos.

Los buses de transportación urbana en Loja decidieron no paralizar y junto a taxis prestaron su servicio con normalidad.

“Somos conscientes de la difícil situación económica, pero no es momento de paralizaciones. Dejamos claro nuestro rechazo ante el constante incremento en el precio del diésel como así también a la falta de control de la transportación informal” publicó el gremio en un comunicado.

Carchi

La medida decretada por la Fenacotip no tuvo eco en la provincia de Carchi, al momento el servicio de transporte intercantonal e interprovincial se mantiene con normalidad.

Fernando Villarroel, administrador de la terminal terrestre en Tulcán, explicó que debido a la incertidumbre existente sobre la paralización y la lluvia que se mantiene desde la madrugada de este lunes el número de pasajeros decreció, pero los buses están saliendo hacia el interior del territorio nacional.

Armando Chulde, presidente de la Unión de Cooperativas de Transporte Interprovincial de Carchi, manifestó que tras una reunión mantenida el domingo en la tarde la mayoría de operadoras resolvió trabajar y no acatar la medida de la Fenacotip.

Chulde lamentó que se haya desobedecido una disposición gremial nacional, más aún cuando la situación económica del sector es insostenible por el alza gradual de los combustibles y repuestos.

El dirigente adelantó que esperan posibles sanciones de Fenacotip por incumplir con la resolución.

Villarroel indicó que diariamente se despachan y receptan más de 130 frecuencias en este centro de movilidad desde y hacia diferentes ciudades del país e informó que el transporte interno a cantones y parroquias opera con normalidad.

Juan Pillajo, conductor de un bus interprovincial, manifestó que esperaba no tener contratiempos en las terminales del norte y sur de Quito, donde conocía la que medida venía cumpliéndose este lunes 19 de abril.

Tungurahua

Las unidades de la transportación de pasajeros se ubicaron a los costados de los acceso a la ciudad de Ambato.

Juan Barba, conductor de la cooperativa Cevallos-Quero, manifestó que lamentan no poder servir a los usuarios y consideró injusto el alza del diésel.

Agregó que ahora en la pandemia no llevan la misma cantidad de pasajeros en comparación con periodos anteriores. Antes obtenían $80 a $100 al día, pero ahora no llegan ni a $50, cantidad que actualmente gasta en combustible.

Javier Gavilánez, dirigente de la cooperativa San Juan, coincidió que casi todos los transportistas tienen deudas porque lo que hacen en el día no les alcanza a cubrir los compromisos adquiridos con proveedores de los insumos para el mantenimiento de las unidades. Acotó que piden el incremento de pasajes en un 25%.

Mientras tanto, Juan Darquea, administrador del sistema de terminales del municipio de Ambato, comentó que este lunes se dejaron de movilizar alrededor de 8.000 pasajeros que a diario se trasladan a los distintos destinos del país.

Sucumbíos

La medida les tomó por sorpresa a muchos pasajeros que deseaban movilizarse a diferentes destinos de la provincia de Sucumbíos y Orellana

“Llegué de Quito y tengo que ir hasta Pacayacu, pero no hay buses, no sabía de esta medida”, dijo Carlos Loayza, usuario del transporte interprovincial

El efecto del paro se siente en el transporte intracantonal. Las cooperativas locales Putumayo y Petrolera Shushufindi también paralizaron sus actividades

“La terminal está abierta funcionando con normalidad, pero no han ingresado todas las unidades que comúnmente sabían llegar, nos han dicho que el miércoles retomarán los servicios”, dijo Gabriela García, administradora de la terminal terrestre de Nueva Loja. (I)