NOTICIAS

Publicidad

‘Mami, ¡cumbre, lo hice!’, la frase que la pequeña Dayra pronunciaba cuando coronaba una montaña

Este miércoles habrá una misa de cuerpo presente a las 11:00 de la niña y de su tía, Tatiana Chiguano.

Una bandera de Ecuador fue colocada en el féretro de la niña Dayra Iza, de 10 años, quien junto con su tía Tatiana Chiguano fallecieron en el volcán Antisana mientras hacían montañismo. Carlos Granja Medranda / EL UNIVERSO Foto: Carlos Granja Medranda

Publicidad

Actualizado el 

Los cuerpos sin vida de Dayra Iza, de 10 años, y Tatiana Chiguano, de 35, son velados en su casa, en el barrio Santa Catalina de Cutuglagua, en el sur de Quito, desde la noche del lunes.

Junto con Luis Almachi, de 33 años, murieron en el volcán Antisana. Está ubicado a 50 km del sureste de Quito.

Tres excursionistas fallecieron al caer en grieta de volcán Antisana

El dolor de Caterine Chiguano, madre de Dayra y hermana de Tatiana, es indescriptible.

Publicidad

Entre lágrimas contó que era su única hija.

A su niña la recordó como inocente y a su hermana como humilde. A veces ella las acompañaba en sus caminatas. Es una pérdida que no podrán superar, mencionó

“Mamita, mire cómo ha amanecido el Guagua Pichincha, qué lindo que está el de acá”, decía la niña en las mañanas al despertarse.

Publicidad

La denominada ruta de los integrales, que incluye volcanes y cerros, la conocía de memoria.

La semana pasada iban a esa ruta en la noche, pero por una lluvia no lo hicieron y solo alcanzaron el Guagua Pichincha. Fue la última caminata que compartió con Dayra.

Publicidad

“No puede ser que mi negrita se vaya”, dijo, mientras varias lágrimas recorrían las mejillas.

Familiares y amigos despiden a las montañistas Tatiana Chiguano (d) y Dayra Iza, quienes murieron en el volcán Antisana. Carlos Granja Medranda / EL UNIVERSO Foto: El Universo

Hace unos dos años, Tatiana había empezado a practicar montañismo.

Su hermana encontraba paz y tranquilidad en las montañas. Era una manera de desestresarse del trabajo o problemas en la casa. Sentía paz interior. Era soltera. Su sobrina le pidió que la llevara y así la niña empezó a incursionar en el montañismo.

El primer volcán fue el Cotopaxi. También fue al Tungurahua. “Las fumarolas nos quemaban el rabo, mami, porque estaban ahí, no nos podíamos sentar”, le contaba a su madre.

Publicidad

Su gran reto antes de cumplir los 11 años era subir el volcán Chimborazo.

Dayra Iza, la pequeña que conquistó las cimas del Cotopaxi y el Cayambe, murió en el volcán Antisan

Para ambas mujeres era la primera vez que subían al volcán Antisana. Su hermana le decía que el coloso era receloso, que le daba miedo y que lo iba a subir cuando estuviese preparada.

Y ese día llegó. El pasado sábado, a las 11:00, ellas estuvieron en el puente 3, camino al Valle de los Chillos, de donde tenía que recogerlos el guía.

Tenían previsto acampar y aproximadamente a las 12:30 empezaban el ascenso tal como lo hacían siempre. A la cumbre tenían que llegar 07:30 debido al sol y así evitar el desprendimiento de hielo.

Sus cuerpos sin vida habían sido rescatados el domingo a más de 4.000 metros sobre el nivel del mar por equipos del Cuerpo de Bomberos de Quito.

Feliz, llena de ilusiones, motivadora, cariñosa, así es el recuerdo de Dayra que su madre lleva en su mente y en su corazón. Ella se había separado del padre de la niña cuando tenía 5 años.

Le faltaba un año para terminar la escuela. Su madre quería que siguiera los estudios en el colegio militar. Sus notas eran de 10. Era una excelente alumna, recuerda.

En los exteriores de la casa donde se hace la velación se han colocado sillas de color blanco que sirve para que familiares y amigos acompañen. En el interior del inmueble hay también sillas y se pueden apreciar fotos de Dayra en la escuela. También hay peluches y grandes fotos de sus conquistas.

Montañistas crean fondo de apoyo a familiares de excursionistas que murieron en el volcán Antisana

En un libro de exequias hubo frases de apoyo y de solidaridad. “Mi querida Dayra, que Diosito le reciba con los brazos abiertos en el cielo. Mi hermosa deportista, fue una niña muy feliz y maravillosa, queda sus travesuras y sus risas”, escribió una de las personas que acompañaron en el dolor de la familia Chiguano Iza.

Cada vez que coronaba una montaña su frase era: “Mami, ¡cumbre, cumbre! Mami, ¡cumbre, lo hice!”.

Luego de regresar de sus viajes y tras bañarse, Caterine le besaba los pies a Dayra.

Todas las noches estudiaba los volcanes y sus leyendas. El mayor logro a cumplir era subir al monte Everest, la montaña más alta de la Tierra.

Este miércoles habrá una misa de cuerpo presente a las 11:00 y luego serán trasladadas al Camposanto Monteolivo del sur, en el sector El Troje. (I)

Publicidad

Publicidad

Publicidad

¿Tienes alguna sugerencia de tema, comentario o encontraste un error en esta nota?

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad