Las veredas y calles aledañas al estadio Olímpico Atahualpa se llenaron de gente que intentaba ingresar al estadio Olímpico Atahualpa. Las puertas de ingreso para el concierto de Daddy Yankee en su despedida con La última Vuelta World Tour se abrieron a partir de las 15:00.

La lluvia se hizo presente desde las 14:00, sin embargo, una hora después se terminó. Esto, no ahuyentó a los seguidores del cantante puertorriqueño, quienes hicieron fila desde la mañana. En la noche era difícil caminar sin evadir a las demás personas, que intentaban encontrar el final de las filas de ingreso, especialmente para la localidad general.

Con la entrada en mano para el concierto de Daddy Yankee en Guayaquil, así se quedaron fanáticos en la zona de parqueo del estadio Modelo Alberto Spencer

Jaime Villacreses, supervisor de la Agencia Metropolitana de Control (AMC) señaló que desde las 13:00 se desplegó un primer equipo que controló que no se realice la venta de productos en el espacio público sin el permiso para el mismo y el expendio de bebidas alcohólicas.

Publicidad

Hasta las 19:30 habían retirado un aproximado de 700 litros de licor en cuatro cuadrantes que determinaron en el exterior del estadio Olímpico Atahualpa.

Por vender en el espacio público sin autorización, la multa es del 50 % de un salario básico unificado, es decir, $ 212,50.

Villacreses también puntualizó que, en el caso de consumo y expendio de bebidas alcohólicas, la multa es del 25 % de un SBU, equivalente a $ 106,25.

Varios asistentes portaban cintillos con el nombre de su ídolo, otros, carteles y camisetas. También aprovecharon para tomarse fotos con la réplica del cantante, un ciudadano, se disfrazó del puertorriqueño y cobraba por sacarse una imagen con los celulares.

Publicidad

Las personas caminaban lentamente en las largas filas, algunos fans contaron a este Diario que la espera superaba las dos horas, y todavía estaban lejos del acceso designado. La fila de personas rodeaba un cuarto del escenario, aproximadamente.

Mientras tanto, en el interior, el 80 % ya esperaba por la última presentación del Big Boss.

La Policía Nacional informó que más de 500 efectivos estarán repartidos durante y después del evento musical, con el fin de resguardar a los asistentes.

El servicio de transporte Ecovía también se mantendrá habilitado hasta la media noche, que se prevé la finalización del concierto. (E)