Luego de 21 años, dos familias cuencanas recuperaron a sus hijos perdidos, este martes 22 de junio.

Según información policial, en una clínica de la ciudad cambiaron a los bebés y los entregaron a las mamás equivocadas. El hecho se registró el 23 de febrero de 1999.

Ese día, María Eugenia I. C. y Gloria Esperanza F. A. acudieron a una casa de salud privada para dar a luz. Al nacer, los menores fueron llevados con sus familias. Aparentemente todo estaba normal. Las mujeres dieron a los niños el amor y cuidado que requerían.

Sin embargo, en el 2015, María Eugenia notó varios detalles en el menor que creía que era su hijo. Ella se practicó una prueba de ADN. En el resultado le informaron que el adolescente que cuidó no era su verdadero hijo.

Publicidad

Enseguida la mujer acudió a la clínica para exigir una respuesta e incluso entabló una demanda en contra de esta institución.

El caso también llegó a la Fiscalía del Azuay, que inició una investigación.

Según Leonardo Amoroso, fiscal provincial, el tema fue mucho más allá de una confusión, pues a María Eugenia le costó el divorcio, la tranquilidad de su familia y el repudio de algunos allegados.

El tema fue conocido por las autoridades en el 2016, pero como el hecho ocurrió en 1999, el presunto delito de suplantación de identidad prescribió. La mujer no pudo accionar en contra de la clínica.

Según el comandante de la Zona 6 de Policía, Geovany Pavón, aquel 23 de febrero de 1999 se atendieron 12 partos en dicha casa de salud.

Las investigaciones avanzaron y luego de tres años, con ayuda de las unidades especializadas de la Policía Nacional, se logró localizar a la mujer a quien le entregaron su hijo verdadero.

El intercambio ocurrió días atrás. (I)