Ante el incremento de casos positivos y fallecidos por COVID-19 en la provincia de Sucumbíos, el Comité de Operaciones de Emergencia (COE) cantonal de Lago Agrio resolvió retornar al semáforo rojo a partir del viernes 23 abril, por 21 días, mediante autorización previa de la mesa nacional.

El director distrital de Salud, Winer Sánchez, informó que se contabilizan 2.411 casos confirmados de COVID-19 en el cantón; además, consideró la situación es “alarmante” por la circulación de variantes en el país.

La semana pasada, el Instituto de Microbiología de la Universidad San Francisco de Quito (USFQ) informó sobre la presencia de la variante británica (B.1.1.17) en la provincia de Sucumbíos. Ante ello, el director distrital dijo que ella ya circula de manera comunitaria, y alertó sobre la variable P1, originaria de Brasil, ya diagnosticada en Loja y Portoviejo y que tiene mayor transmisibilidad y capacidad de evadir respuesta inmunitaria.

“El cuerpo médico de Sucumbíos, estamos cansados.... ya quieren hasta renunciar”, acotó el director distrital de Salud.

Publicidad

El hospital Marco Vinicio Iza de Nueva Loja tenía la semana pasada 14 pacientes intubados en sala de terapia intensiva; en esa casa de salud hay capacidad para 16 atenciones en UCI. “Si ahorita tenemos 8 críticos, tenemos 8 ventiladores disponibles para cualquier paciente”, citó Fernando Salazar, director del hospital provincial.

El área de hospitalización tiene 21 pacientes, mientras que hay escasez de medicamentos para tratar a los pacientes graves.

“Los medicamentos están escasos en todo el país, en nuestro hospital nos quedamos sin stock, estamos haciendo gestiones en otros hospitales para que nos ayuden, algunos familiares han tenido que comprar esos medicamentos en farmacias particulares”, acotó Salazar.

Como medidas urgentes y de inmediata aplicación, el COE cantonal de Lago Agrio resolvió prohibir a partir de este lunes 19 de abril todo tipo de reuniones: mortuorias, culturales, sociales y religiosas.

Se controlarán los aforos en centros comerciales, transporte público; se cerrará todo tipo de canchas, gimnasios, parques, balnearios, lugares de diversión nocturnos, y se suspenderán todos los campeonatos deportivos.

El alcalde de Lago Agrio, Abraham Freire, pidió al director del Consejo de la Judicatura colaborar en las acciones de control autorizando allanamientos a lugares donde se realizan clandestinamente actividades sociales o reuniones con aglomeraciones.

“Si no existen sanciones, no nos van a hacer caso; hay que estar presentes, no puede ser posible que sigan existiendo estas fiestas clandestinas sin ningún control”, agregó el alcalde Abraham Freire.

Asimismo, el COE de Lago Agrio exhortó a las instituciones públicas y privadas a que suspenden la atención al público y apliquen el teletrabajo. (I)