A mayo del 2021, 455.774 personas de los sectores público y privado realizan actividades de teletrabajo. En enero del 2020 eran 14.493.

Así lo establece el Sistema Único de Trabajo del Ministerio del Trabajo.

En Guayas son 94.717 personas o en Pichincha, 146.189.

Desde el 1 de julio, entraría en vigencia un plan de retorno progresivo y presencial al trabajo en las entidades del Gobierno central y desconcentrado, una vez que la modalidad de teletrabajo se extendió hasta el 30 de junio.

Publicidad

El 25 de junio se conocería una propuesta del Ministerio de Trabajo al Comité de Operaciones de Emergencia (COE) nacional para la implementación de ese plan.

El teletrabajo es una modalidad que afecta física y metalmente a varias personas en Ecuador

En el sector privado hay 169.373 personas en teletrabajo.

Para Carlos Loaiza, presidente de la Cámara de Comercio de Quito (CCQ), volver a la presencialidad es una medida que permite la reactivación económica del país, así como de los servicios públicos.

Recordó que el sector privado hizo inversiones para la bioseguridad de sus colaboradores y aplicar los aforos respectivos.

Loaiza sostuvo que el Gobierno debe priorizar a los sectores estratégicos lo que permitirá que el sector privado, de manera gradual se reactive.

El dirigente mencionó que la construcción, prestación de servicios, alimentos, comercio, hotelería, restaurantes, respetando el aforo hacen tareas presenciales, aunque en ciertos tipos de negocio las tareas administrativas se han adaptado a la modalidad de teletrabajo.

Publicidad

“El plan de vacunación es fundamental para hacerlo de una manera mucho más estructurada, ordenada y sobre todo manteniendo los cuidados y las prevenciones del caso”, dijo Loaiza.

En el sector público hay 286.401 personas en teletrabajo.

Iván Bastidas, presidente de la Confederación Nacional de Servidores Públicos (Conasep), que agrupa a más de 100.000 trabajadores del sector gubernamental, pidió que haya mesas de diálogo para analizar el tema a fin de presentar propuestas.

Para Bastidas, la realidad de una cartera de Estado es diferente a la de otra. Sostuvo que no hay ningún tipo de protocolo y pidió que se vacune al personal administrativo, pues se desplaza, en general, en transporte público.

“Todos los servidores públicos tendrían que haber sido vacunados para llamar a la presencialidad”, dijo Bastidas.

Juan Zapata, presidente del Comité de Operaciones de Emergencia (COE) nacional, expresó que habrá la condición epidemiológica y una semaforización (de acuerdo con un color) para que haya o no una mayor restricción o aperturas en los territorios.

Zapata indicó que en cantones que tengan complicaciones en sistemas epidemiológicos, obviamente, el retorno progresivo al trabajo será con aforos mínimos.

Se tomará en cuenta también cómo avanza la vacunación y los grupos de riesgo.

El ministro de Trabajo, Patricio Donoso, dijo que la propuesta del Ministerio del Trabajo de un retorno progresivo estará vinculado a la semaforización tanto al sector público como al sector privado.

Añadió que es progresivo más allá de la exhortación hecha a otras funciones del Estado de acoger lo resuelto por el COE nacional.

Sostuvo que más de medio millón de personas perdieron su trabajo en medio de la pandemia y más o menos 75.000 lo han recuperado.

Zapata, a modo de ejemplo, dijo que muchos cantones tendrán el 30 % de aforo, otros con un 50 %, pero en ningún caso empezarán las actividades presenciales de trabajo con el 100 %.

En diciembre del 2020, cientos de trabajadores del sector público retornaron al teletrabajo

En otras entidades públicas se realizan actividades de manera presencial como es el caso de la Asamblea Nacional.