Ambato

Al ingresar al apartamento en donde vivía Iván Andagana junto a su esposa y sus dos hijos en el barrio Juan León Mera, en el norte de Ambato, hay un panorama desolador: todo en su interior se encuentra reducido a cenizas como consecuencia del incendio que se registró en la tarde del jueves de la semana anterior.

“Se perdió todo, los zapatos que tenía para salir a vender en las ferias, incluso el dinero que servía como capital para comprar la mercadería se redujo a ceniza, y la venta de mi esposa que se dedicaba a hacer ensaladas de frutas también se perdió en medio del fuego”, dice Andagana.

Publicidad

Manifiesta que el incendio habría iniciado en la carpintería que está en la parte contigua al apartamento, por esta razón sintió que ingresaba mucho humo y lo único que pudo hacer fue sacar el tanque de gas.

Pero luego las llamas se extendieron con rapidez, aparentemente por los elementos de fácil combustión.

Tres hombres reciben sentencia de seis años de prisión por robo a taxista en Ambato

Sin poder contener el llanto, Andrea Hinojosa, esposa de Andagana, indica que en este instante están tratando de vivir por la solidaridad de algunos familiares y vecinos del lugar, pero que necesitan que la gente les extienda la mano.

Publicidad

“Cuando me llamaron a avisar que había un incendio en mi casa, no lo creía. Pero al momento en que llegué recibí un golpe muy duro porque todo el sacrificio de 40 años de trabajo se destruyó en minutos. Eso me duele mucho”, lamenta Víctor Frutos, propietario del inmueble que queda en la intersección de las calles Los Llanganates y Teligote.

Detectan a niños que llegan de otras ciudades a mendigar en Baños en los días festivos

Él pide la solidaridad de la gente para que apoyen con un granito de arena a las familias que lo perdieron todo. “No pido dinero, sino una estructura metálica y otros materiales para poder reconstruir la casa porque, por el estado en que se encuentra, no puede vivir nadie”, indica.

Publicidad

“Todo lo que he hecho en 50 años acabó en cenizas, toda la maquinaria que tenía en mi taller de carpintería se perdió por completo, incluso once animalitos que eran mi familia”, dice Rodolfo Castro.