Loja-Redacción

Los vecinos de la avenida Zamora y calle Segundo Puertas se alarmaron la tarde del sábado por el crimen que se reportó en una academia de inglés de esa zona de Loja.

Cuando llegó la Policía, en el interior de la academia estaban dos hombres muertos y dos heridos, entre ellos, una mujer. También un perro estaba baleado.

La Fiscalía indicó que al parecer hubo un altercado entre los socios de esa academia que terminó en disparos.

Publicidad

Medios lojanos han indicado en estos días que uno de los socios disparó por su desacuerdo con el manejo administrativo de la academia. Luego se disparó él. Por lo que se estimó el caso como asesinato y suicidio.

Quien habría protagonizado los disparos sería Manuel de Jesús Gallo Espinoza, un exsacerdote que tenía un antecedente de abuso sexual cometido contra un adolescente en Estados Unidos.

De ese país salió huyendo en 2003 y dejó atrás su vinculación a la iglesia. En Loja desarrollaba su vida y era socio de una academia de enseñanza de inglés.

Según portales estadounidenses, Gallo era buscado después que su víctima, un adolescente de 15 años, denunció que el clérigo abusó de él en la rectoría de una iglesia de Plainfield (ciudad de Nueva Jersey). El caso estaba inactivo hasta que una investigación se reabrió después de que NJ Advance Media destacara el caso en julio de 2015.

Publicidad

El programa Crime Stoppers del condado de Union incluso ofrecía hasta $ 10.000 por información que conduzca al arresto de Gallo Espinoza. Las pistas podían darse de forma anónima mediante llamada, mensaje de texto o en línea en www.uctip.org.

Según medios estadounidenses, Gallo Espinoza obtuvo una visa para regresar a EE. UU. en 2005, es decir, tres años después, sin que las autoridades de Nueva Jersey lo supieran.

La víctima dijo que Gallo Espinoza lo agredió en un dormitorio en la rectoría de la iglesia de St. Mary en Plainfield justo antes de la Pascua de 2003. Entonces era miembro del grupo de jóvenes de la iglesia.

Menos de dos semanas después, un representante de Caridades Católicas en la Diócesis de Metuchen lo denunció a la oficina del fiscal.

Publicidad

En ese mismo período, la arquidiócesis le dijo a Gallo Espinoza que ya no podía servir como sacerdote debido a un reclamo de abuso sexual.

Según NJ.com, Gallo Espinoza admitió en una entrevista telefónica y en intercambios de correos electrónicos con un reportero que la situación fue un “error” y culpó a su víctima por seducirlo.

Incidente en una academia de inglés en Loja terminó con dos muertos

“Una cosa de la que soy consciente es que él era en ese momento un adolescente, y es un gran error para mí. Pero no lo obligué a hacer nada que no quisiera...”, escribió Gallo Espinoza.

Dijo que también estaba deprimido porque estaba lejos de su país de origen y que estaba borracho en el momento del asalto (violación).

Publicidad

El cadáver de Gallo fue llevado para recibir sepultura en la ciudad de Macará, de donde era oriundo.

Byron Carreño, la otra víctima mortal, fue sepultado en Loja y las otras dos víctimas reciben atención médica en una casa de salud de la misma ciudad. (I)