Ambato

A través de diferentes medios desde el miércoles último circularon las fotografías de Édgar Mateo y Bella Noemí, de 7 y 10 años de edad, solicitando ayuda para localizarlos, luego de que se reportó la desaparición de la casa donde vivían con su familia en la parroquia Mariano Benítez, cantón Pelileo, provincia de Tungurahua.

El capitán Paulo Viteri, jefe de la Dirección Nacional de Delitos Contra la Vida, Muertes Violentas, Desapariciones (Dinased) de la Policía Nacional en Tungurahua, indicó que tras conocer el hecho se iniciaron las tareas de localización y búsqueda de los menores, la noche del miércoles.

Con personal especializado de la Dinased se hizo el rastreo de los niños en los sectores aledaños al domicilio, ubicado en la parroquia Benítez, donde presumían que se encontraban, pero no los hallaron.

A partir de las 05:00 de este jueves se reanudó la búsqueda con apoyo de uniformados del Grupo de Operaciones Especiales (GOE) de la Policía Nacional. Los equipos hicieron un barrido por toda la parroquia y aproximadamente a las 15:00 de este jueves se logró localizar los dos cuerpos sin vida de los menores en un tanque reservorio de un predio privado.

Ante el hallazgo de los zapatos de los niños cerca del lugar, personal del GOE realizó las labores de buceo y se localizaron los cuerpos en el fondo del reservorio.

Además, el jefe policial contó que luego de las labores y técnicas de investigación se puede presumir que los menores ingresaron por el lado de la puerta principal del bien inmueble y que luego el menor de 7 años habría caído y la niña de 10 al intentar salvarlo también ingresó al tanque reservorio. (I)