Ambato

Telares autóctonos con los que confeccionan anacos, bayetas, ponchos, fajas, además de danzantes, tejidos de shigras y bordados a mano, formaron parte de la exposición en el encuentro intercultural y feria productiva, que desarrolló la unidad de los tres movimientos indígenas de Tungurahua, en el parque de Las Flores.

Iván Guaita, técnico de esta unidad, contó que con este espacio se trata de impulsar proyectos de artesanías y turismo. Uno de ellos es la capacitación que comenzó en enero a dieciséis mujeres de la comunidad de Yatzaputzán, parroquia Pilahuín, que tiene el propósito de recuperar la elaboración de las vestimentas autóctonas a través de los telares como lo utilizaban los antepasados.

Comentó que los proyectos turísticos van de la mano de las artesanías porque los visitantes tendrán la oportunidad de conocer en los telares la elaboración de vestimenta con lana de borregos y llamas, además resaltó que en los procesos se incluye a jóvenes de las comunidades para que esta práctica no se pierda.

Publicidad

Luz Poaquiza y Hortencia Pongo contaron que en la comunidad de Yatzaputzán conformaron la asociación Warmy Kunapak Rinchary (El despertar de las mujeres) al ver que los jóvenes y niños ya no utilizaban las vestimentas autóctonas. Por ello decidieron aprender a tejer como lo hacían los antepasados y así confeccionarlas en la comuna.

“Estamos rescatando las costumbres y tradiciones de cada una de las comunidades, lo que hemos venido a presentar en este encuentro intercultural para que todos conozcan de nuestras raíces”, aseveraron las mujeres.

Jóvenes indígenas de Tungurahua analizan en cita las costumbres de ancestros

Sandra Caiza, concejala rural de Ambato, destacó la unidad de los tres movimientos indígenas de Tungurahua. Dijo que los cuatro pueblos de la provincia: Salasaca, Quisapincha, Tomabela y Chibuleo, ofrecieron toda su diversidad cultural.

El objetivo, sostuvo, es que no se pierda el uso del kichwa, de la vestimenta, costumbres y tradiciones.

Publicidad

Caiza recordó que antes de la incursión de comuneros en el sistema cooperativo financiero, varios de ellos comenzaron a perder la costumbre de hablar en idioma materno y de utilizar prendas de vestir tradicionales.

No obstante, la concejala indicó que actualmente ellos se identifican con orgullo como indígenas. (I)