Un aumento sustancial de casos de COVID-19 se ha registrado en las últimas semanas en Guayaquil lo que ha propiciado que el Municipio decida mantener el uso de mascarilla tanto en exteriores como interiores.

La circulación de los sublinajes del ómicron (BA4 Y BA5), retorno de alumnos a clases presenciales y la falsa sensación de seguridad y percepción de bajo riesgos en la población son varios de los factores que incidieron en este incremento.

En el último informe del Ministerio de Salud (del 6 de julio) se indicó que entre lunes y martes hubo un aumento global de más de 1.200 casos, mientras que domingo a lunes hubo un incremento de más de 1.700 casos confirmados.

‘No me imaginé otro repunte, por eso solo me puse una dosis’. Los guayaquileños han dejado de vacunarse y en las calles se esgrimen varios motivos

Juan Zapata, presidente del COE Nacional, señaló que este jueves se convocó a la plenaria para analizar la situación epidemiológica en el país.

Publicidad

En abril pasado, el organismo decidió que el uso de mascarillas sea voluntario tanto en espacios abiertos como cerrados, la decisión fue ratificada el pasado 8 de junio tras la respectiva evaluación epidemiológica.

El Centro de Modelización Matemática de la Escuela Politécnica Nacional presenta semanalmente un mapa de riesgo de contagios de COVID-19, los datos que se analizan son proporcionado por el Ministerio de Salud y la información estadística sobre la propagación del virus levantada internacionalmente. El riesgo de contagio corresponde a los números efectivos de reproducción (número promedio de infecciones producidas por un caso).

La desinformación sobre el covid-19 refuerza el movimiento antivacunas

Con datos hasta el 1 de julio, las provincias con un riesgo de contagio extremadamente alto son: Esmeraldas (1,86), Napo (1,57) y Orellana (1,68).

Las provincias con un riesgo muy alto son: Manabí, Imbabura, Pichincha, Santo Domingo de los Tsáchilas, Bolívar, Pastaza, Morona Santiago, El Oro y Loja.

Publicidad

En el caso de la provincia del Guayas, se encuentra con un riesgo alto, con una tasa de reproducción de 1,28. Solo Cotopaxi se encuentra en un riesgo bajo.

¿Qué medidas de bioseguridad hay que tener en cuenta?

Si bien el país no registra un incremento de fallecidos por la enfermedad, principalmente por la vacunación contra el COVID-19, que a su vez registra un disminución de asistencia a la segunda dosis de refuerzo; hay medidas de bioseguridad diarios que los ciudadanos pueden implementar.

Uno de dispositivos principales para disminuir los contagios son las mascarillas, los Centros para el Control y la Prevención de las Enfermedades (CDC) de Estados Unidos recomiendan el uso de mascarillas en medios de transporte públicos y centros de transporte cerrados. Además de su correcto uso, cubriendo la nariz y la boca.

“Utilizar el transporte público y permanecer en centros de transporte puede implicar pasar mucho tiempo en áreas muy concurridas o con poca ventilación, lo que aumenta la posibilidad de exposición al COVID-19″, se añadió.

Publicidad

De igual manera se recomienda su uso en espacio cerrados con gran aglomeración de personas.

Otro de los mecanismos que los expertos han destacado es el lavado de mano antes de tocarse la cara, comer, al llegar de un lugar, después de manipular su mascarilla, entre otros.

Para elevar la inmunidad por vacuna, los especialistas recomiendan administrarse las dosis de refuerzo faltantes. De acuerdo a los lineamientos del Ministerio de Salud Pública, la segunda dosis de refuerzo para personas entre los 18 y 49 años se debe administrar a los cinco meses después de la inoculación de la primera dosis de refuerzo. (I)


Publicidad