Este 4 de julio se celebran los 245 años de independencia de los Estados Unidos. Será una oportunidad no solo para destacar lo cívico sino para honrar a los muertos por la pandemia, dice Michael J. Fitzpatrick, embajador de los EE. UU. en Ecuador. Destaca que esta fecha encuentra mejor a su país si se compara con la realidad del 2020, donde se vivieron escenas dramáticas por el virus en ciudades icónicas como Nueva York.

Este 4 de julio, luego de un año tan difícil con más de 600.000 muertos, es momento de repensar y reimaginar el futuro como país, sociedad y familia. Vamos a mostrar respeto a lo que hemos perdido, pero también hacer planes para estar más resilientes”, indica el diplomático.

Comenta que prepandemia, el ambiente del 4 de julio en su país era muy festivo. Como en esta época del año hace bastante calor por lo regular las familias estadounidenses realizan reuniones en los patios de sus casas y comen hot dogs y hamburguesas. En la noche se ven y escuchan fuegos artificiales: “En esta fecha jugamos partidos de football, softball, hacemos parrilladas en los parques con la familia y amigos”.

El 4 de julio es una de las celebraciones más esperadas del año. Los ecuatorianos que viven en Estados Unidos también se contagian de la algarabía estadounidense y celebran esta fecha. Se estima que la comunidad ecuatoriana en ese país asciende a más de 600.000 personas.

Publicidad

Laura Ortega, que es guayaquileña y posee la nacionalidad estadounidense, vive en Nueva York y comenta que no importa si el día festivo cae entre semana porque igual se realizan reuniones y celebraciones: “Los latinos también nos contagiamos de los festejos. A las 21:00 hay fuegos artificiales en un lugar específico en Manhattan. Mi hija siempre se viste con los colores de la bandera de Estados Unidos”.

Patricia Caguana, oriunda de Cuenca, también vive en Nueva York. Ella afirma que los estadounidenses son “muy nacionalistas y tienen un fuerte respeto por sus instituciones” y por eso el 4 de julio es muy importante para ellos.

“Ese día nadie trabaja. Es el único día donde ves fuegos artificiales por todo lado. Ves gorras, camisetas, banderas y esto no lo observas ni siquiera cuando juega su selección o algún partido de football. Ese día todos son estadounidenses. Eso les admiro porque nosotros (ecuatorianos) no tenemos nada que nos una como país. Todos celebran con respeto”, indica.

En tanto, el ecuatoriano Ricardo Alvarado, que vive en Charlotte, Carolina del Norte, compara la preparación del 4 de julio con los días previos a Navidad, ya que a principios de junio tiendas y supermercados comienzan a expender banderas, escudos, dulces, juguetes.

4 de Julio, una celebración con sentimientos encontrados para migrantes en Estados Unidos

“Como a las 21:00 todavía está claro, todo el mundo disfruta en familia. Se compran juegos pirotécnicos, cohetes. Se toman cervezas y vinos. Y tipo 01:00 o 02:00 ya todos se guardan en sus casas”, afirma.

Añade que Estados Unidos le abrió las puertas a su familia desde 1995 y esa nación significa para él “muchas oportunidades” donde “trabajando” se puede progresar: “Ser profesional te garantiza un futuro muy bueno”.

Publicidad

Con esto concuerda Ortega y, además, afirma que en este tiempo de pandemia ha podido observar todas las ayudas económicas y sociales que ha dado el Gobierno estadounidense para apoyar a las personas que perdieron sus trabajos: “Yo viví 10 años en España y ese nivel de ayuda no lo vi allá y eso que es un país europeo. Pese a lo duro que es la vida en Estados Unidos hay muchas oportunidades”.

En Ecuador, los cerca de cien mil estadounidenses que residen en el país también celebran esta festividad, indica Fitzpatrick. De hecho, afirma el diplomático, suelen realizar eventos en varias ciudades del país para conmemorar el día, pero la pandemia ha frenado la mayoría.

“Toda esta semana hemos estado celebrando aquí en Ecuador. He estado en Guayaquil, en Manta y la siguiente semana estaremos en Cuenca y Quito. Recorremos varias ciudades porque tenemos compatriotas en varias comunidades de Ecuador. Cuando podamos, poco a poco, reabrir espacios, porque más gente estará vacunada, con mascarillas, distanciamiento celebraremos mejor nuestra independencia”, dice

Añade, además, que es una fecha para celebrar la buena relación que han mantenido los Estados Unidos y el Ecuador durante los últimos 200 años. (I)