Una mujer y su nieta murieron la tarde de este domingo, 23 de julio, en el lago San Pablo, en Otavalo (Imbabura). Sus cuerpos fueron rescatados luego de que la embarcación en la que paseaban se volteara.

Seis pasajeros cayeron al agua; dos menores habrían sido rescatados y, hasta las 16:00, dos personas estarían desaparecidas.

Una visitante guayaquileña, que acudió a almorzar en un restaurante del sector, comentó que al llegar al sitio, a las 13:30, un grupo de personas intentaba resucitar a la mujer y a la pequeña.

Publicidad

“Intentaron reanimarlas durante unos 30 minutos, pero no lo consiguieron. Un médico que estuvo con ellas confirmó, luego, que no lo lograron”, lamentó.

Sus cuerpos fueron cubiertos en el muelle del lago, mientras otras embarcaciones navegaban en busca de pasajeros desaparecidos. “No sabemos cuántas víctimas hay”, añadió la turista, quien cuestionó que a pesar de la tragedia las actividades en este sitio turístico no fueron interrumpidas.

En el sitio estuvo la policía y una ambulancia del Ministerio de Salud, y alrededor de las 15:20 llegó personal del Laboratorio de Criminalística y Medicina Legal para trasladar los cuerpos. También acudieron unidades del Cuerpo de Bomberos para continuar con las tareas de búsqueda.

Publicidad

En el lago San Pablo, al menos cuatro personas se han ahogado en los últimos seis años. Un adolescente de 16 años murió en noviembre del año pasado, luego de que ingresara a nadar, a la altura de la comunidad de Camuendo, sector La Playita. Personal del Cuerpo de Bomberos halló el cuerpo una hora y media después.

En mayo de 2020, el cuerpo de un joven de 21 años también fue hallado, luego de cinco días de búsqueda. Y en mayo de 2017 se encontraron los cadáveres de otros dos jóvenes, quienes estaban pescando cuando habrían sido arrastrados por fuertes vientos. (I)