En Cuenca hay preocupación por la inseguridad. La tranquilidad de ciertos sectores está amenazada por hechos delictivos que se han reportado en las últimas semanas.

Solo el martes de esta semana un peatón fue asaltado por dos motociclistas, dos ingenieros fueron atacados con armas de fuego, una joyería fue asaltada con un arma de fuego y un vehículo fue desmantelado en un barrio residencial.

Según datos oficiales, para atender a una ciudad de 600.000 habitantes existen 900 policías.

Todos estos actos ocurrieron a diferentes horas del día. Uno de los que más impacto causó en la ciudadanía fue el ataque a dos ingenieros que fueron contratados telefónicamente para medir un terreno en la parroquia rural San Joaquín, en el este de la ciudad.

Publicidad

El contacto fue por teléfono y cuando llegaron al lugar acordado (una pampa amplia) fueron sorprendidos por dos hombres que los maniataron, se llevaron sus pertenencias e intentaron llevarse su auto, pero como no pudieron salieron presurosos disparando al aire.

Los afectados quedaron heridos en el lugar y los golpes en la cabeza fueron atendidos por rescatistas del Cuerpo de Bomberos.

Una de las afectadas contó que cuando llegaron al sitio un hombre le tocó la espalda, advirtiendo que se trataba de un asalto. Se llevó a su compañero más allá y escuchó un disparo. Pensó que lo habían matado, pero solo fue un tiro al aire.

Alguien llamó al 911 y los asaltantes huyeron llevándose únicamente el teléfono celular, pero dejando un gran susto en los profesionales.

Publicidad

En el comando de Policía Zona 6, el gobernador Matias Abad junto al coronel Renato Cevallos y el alcalde Pedro Palacios  informaron del plan de seguridad que se realizará en la ciudad contra la delincuencia. Boris Romoleroux/API Foto: API

El día terminó con un asalto a una joyería ubicada en el Centro Histórico. Los antisociales amenazaron con un arma de fuego casera con apariencia de subametralladora. Los pillos se llevaron una cadena de oro valorada en $ 1.000, pero al poco tiempo fueron capturados por la Policía.

José Jara, coordinador zonal 6 del Ministerio de Gobierno, reconoce la situación. Identificó que los principales problemas que afectan a la población son asaltos a mano armada, robos a domicilios y extorsiones a través de llamadas telefónicas.

El comandante de la Zona 6 de Policía, Renato Cevallos, refirió que lo más frecuente son los robos a personas y a domicilios.

En los últimos ocho días, según Cevallos, atendieron alrededor de 500 auxilios ciudadanos de diferentes tipos como escándalos, libadores y violencia intrafamiliar, los que se evidenciaron en 114 operativos.

Publicidad

Refirió que atendieron 87 llamadas por violencia intrafamiliar. El oficial dijo que este tipo de procedimientos “al tener ocupado al personal, la logística, quita presencia policial de patrullaje en la ciudad”.

En cuanto al número de oficiales destinados para Cuenca, el jefe policial ratificó que actualmente a la ciudad sirven 900 uniformados y que ninguno fue trasladado a Guayaquil como contingente de apoyo.

Los cuestionamientos de la ciudadanía en redes sociales son para Cevallos una percepción y hasta “cifras negras” por la falta de denuncias.

Por eso, el gobernador del Azuay, Matías Abad, anunció que a partir de hoy se iniciarán operativos para paliar la delincuencia organizada, microtráfico de drogas, robo a vehículos y robo a personas. (I)