Santo Domingo

Anderson A., quien el pasado miércoles fue detenido en una vía del cantón La Concordia con 127 granadas, debe cumplir prisión preventiva por la investigación abierta en su contra por el presunto delito de tenencia y porte de armas.

Aquello determinó un juez de la Unidad Multicompetente de esa urbe perteneciente a la provincia de Santo Domingo de los Tsáchilas durante la audiencia de flagrancia. La autoridad notificó el inicio de la instrucción fiscal de 30 días.

Durante la diligencia, el agente fiscal a cargo del caso presentó varios elementos como el parte policial, el testimonio de los agentes suscriptores, además el certificado del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas de que el procesado no tiene permiso para portar armas, municiones y explosivos, el informe de reconocimiento del lugar de los hechos y de evidencias físicas, señaló la Fiscalía en un comunicado.

El pasado miércoles, agentes de la Policía detuvieron a Anderson A. mientras manejaba un jeep azul en el que se encontraron 119 granadas de mano de fragmentación (tipo limón) y 8 granadas de mortero con sus respectivas cajas de transporte, material conocido como de uso militar.

Según la Policía, este armamento era transportado hacia la zona fronteriza y presumiblemente sería entregado a grupos subversivos que operan en el límite entre Colombia y Ecuador.

El material considerado de alta peligrosidad fue ingresado al Centro de Acopio Temporal de la Policía Judicial de Santo Domingo, bajo la respectiva cadena de custodia. En este proceso colaboró un Grupo de Intervención y Rescate (GIR).

El delito de tenencia y porte de armas, contemplado en el artículo 360 del Código Orgánico Integral Penal (COIP), estipula sanciones de seis meses hasta cinco años de privación de libertad. (I)