Luego de un año de gestión, Darío Herrera Falcones deja el Ministerio de Desarrollo Urbano y Vivienda (Miduvi) con 50.972 soluciones habitacionales entregadas, contratadas y en proceso de construcción, dentro de un plan que debió reestructurarse para ajustarse así a la realidad nacional.

Hoy el manabita, que tiene licencia de operador de bolsa de valores de Guayaquil y cuenta con certificados y diplomas de capacitación en estrategia, finanzas y marketing inmobiliario, asume un nuevo reto en el gobierno de Guillermo Lasso: se encargará del Ministerio de Transporte y Obras Públicas (MTOP). Sucede en esa cartera de Estado a Marcelo Cabrera Palacios.

Ministro Darío Herrera: En este primer año, 50.972 soluciones habitacionales han sido contratadas, entregadas o están en construcción

Licenciado en Administración de Empresas en la Universidad San Francisco de Quito, el nuevo ministro de Transporte ha dirigido empresas dedicadas a la industria de bebidas y comercio en Manabí, que son parte del Grupo Herrera.

Se ha dedicado a la actividad inmobiliaria promoviendo proyectos de inversión en el sector residencial, comercial y hotelero en Estados Unidos, Belice y Ecuador, destacando la construcción del único hotel overwater en San Pedro, Belice.

Publicidad

Además, se desempeñó como vicepresidente de Desarrollo de Negocios de la Inmobiliaria Montecristi S. A., propietaria del proyecto Montecristi Golf Resort & Villas, que pertenece al Grupo La Fabril.

De igual manera, es socio director de Point Investment, LLC en Estados Unidos.

“Busco oportunidades donde todos los demás solo encuentran problemas”, se lee en un extracto de presentación publicada en su cuenta en LinkedIn, donde se indica, además, que Herrera es un emprendedor enfocado en las industrias de desarrollo inmobiliario y administración de inversiones.

Ministro Darío Herrera: Muchas personas, sobre todo en la ruralidad, no necesitan casa nueva sino otras soluciones habitacionales

Entrevistado en junio anterior por este Diario, Herrera, entonces titular del Miduvi, indicó que hablar de soluciones habitacionales implica atender un problema que ya existe.

“En los problemas reales de los ecuatorianos, dos veces a una es el déficit cualitativo, es decir, la necesidad de una ampliación, una reparación, servicios básicos, agua segura, saneamiento, especialmente en la ruralidad. Y dos o tres veces a una es el déficit cuantitativo, es la necesidad de nueva vivienda. Entonces, encontramos dos millones de unidades de déficit cualitativo y 700.000 unidades de déficit cuantitativo”, expuso el funcionario, a manera de diagnóstico. (I)