Si el propietario de un vehículo decide colocar láminas a los vidrios y polarizarlos para impedir la visibilidad al interior del automotor, incurre en un incumplimiento a la Ley y puede ser objeto de una citación en caso de no retirarlas.

La película de seguridad para el vidrio del automóvil se fabrica con propiedades específicas en cada una de sus capas de poliéster.

Luego, cuando se instalan en el vidrio, refuerzan la composición molecular. De esa forma, ofrece una seguridad especial al vidrio, a los ocupantes y las pertenencias que en ocasiones permanecen dentro del vehículo.

Sin embargo, la delincuencia en nuestro país ha utilizado este accesorio para evitar ser identificado por la Policía Nacional, lo que ha llevado a que las entidades de tránsito implementen estrictas sanciones a su implementación para poder identificar de manera correcta al conductor y los pasajeros.

Existen dudas con respecto a la implementación de láminas de seguridad en sus vehículos, sobre todo en el porcentaje de transmisión lumínica que estos deben llevar para evitar ser sancionados por parte de las entidades de control.

De acuerdo con la ANT, deben utilizarse láminas de seguridad con el 50% de transmisión lumínica en las ventanas posteriores, las ventanas frontales y parabrisa delantero deben llevar el 100 % de transmisión lumínica para la correcta identificación del conductor y sus acompañantes.

Porcentaje de transición lumínica. Foto. Fayals Auto.

De acuerdo con el Código Orgánico Integral Penal, el conductor que infrinja esta norma será sancionado con multa equivalente al diez por ciento de un salario básico unificado del trabajador general y reducción de tres puntos en su licencia.

La Ley de Tránsito señala excepciones como los vehículos del presidente y vicepresidente de la República, ministros, presidentes de la Corte Nacional de Justicia y de la Asamblea, diplomáticos, consulados y altos mandos del Ejército, Policía Nacional y Tránsito, que sí pueden llevar estas láminas. (I)