Tulcán

Unas 1.200 personas quedaron atrapadas en la parroquia de Monte Olivo, ubicada a 98,3 km de Tulcán, en el cantón Bolívar, en el límite entre Carchi e Imbabura, tras el desbordamiento del río El Carmen.

La correntada se llevó el puente carrozable el pasado viernes y ayer el puente peatonal, único ducto que permitía ingresar o salir de este sector, según Eduardo Benalcázar, agricultor de la zona.

Las fuertes precipitaciones registradas desde el pasado viernes rebosaron la ribera del afluente, arrastrando piedras y material vegetal que destruyeron la infraestructura.

Publicidad

Familias evacuadas, pérdidas de piscinas de tilapia y vías bloqueadas, los estragos en Amazonía ante fuertes lluvias

“El río creció exageradamente, llevándose el puente peatonal que comunica con la parroquia, ventajosamente en ese momento no circulaban motos ni personas”, explicó Azucena Chacua.

Desde el viernes, ante la crecida del torrente, los vehículos quedaban al otro lado del río y los conductores y acompañantes cruzaban caminando por el viaducto aéreo, ahora con la destrucción de este estamos incomunicados, indicó Franklin Osejos, presidente del Gobierno parroquial.

La autoridad dijo que material pétreo se acumuló, anegando el lugar y destruyendo la infraestructura. El paso colgante fue construido hace catorce años, la fuerza de los aguaceros reventó las bases, según los pobladores.

Benalcázar manifestó que están solicitando a la Prefectura de Carchi para que traslade equipo pesado hasta este lugar, aspiran a que su pedido sea acogido; mientras, la Municipalidad de Bolívar ha anunciado que llegará en las próximas horas.

Publicidad

Hay preocupación porque 600 cajas de granadilla, 100 bultos de aguacate y 100 bultos de cebolla están represados en este sitio, no lograron salir a la feria de los lunes en Ibarra y Bolívar tras el suceso, ya que no hay vías alternas.

Lluvias provocan inconvenientes en sistemas de agua potable en Tungurahua; deslizamientos e inundaciones causan otras afectaciones en Pastaza

La producción en nuestros terrenos está en riesgo y podría dañarse si no hay una solución pronta y oportuna, manifestó Chacua. “Nuestro pueblo está en medio de los ríos El Carmen, Palmar y Córdova, y linda con el Oriente ecuatoriano, no existiendo vías de comunicación”, enfatizó Benalcázar.

Hace seis días las familias lograron abastecerse de gas doméstico, en tanto que las tiendas debido al paro están desabastecidas, cuentan con el 20 % de productos, víveres y artículos, algo que preocupa a las autoridades locales.

Ante la desesperación, seis parroquianos utilizando un sistema de canopy instalado entre la loma de San Agustín y terrenos que están al frente de la parroquia para promover el turismo lograron salir del centro poblado.

Publicidad

Varios habitantes quieren arriesgarse a suspenderse y deslizarse por los aires mediante los cables que están entrelazados de punto a punto para abandonar el pueblo.

Vecinos de este sector informaron además que kilómetros más allá se desbordó el río Apaquí, que conecta a Imbabura y Carchi, inundando grandes hectáreas de cultivos en los sectores de Caldera y Piquiucho (Carchi), que dejan hasta el momento pérdidas incalculables. (I)