La situación epidemiológica del país por COVID-19 será analizada este jueves, 7 de julio, por el Comité de Operaciones de Emergencia (COE) nacional en una plenaria que la integran varios ministerios y dependencias estatales.

Juan Zapata, presidente del COE nacional, mencionó que el organismo continúa activado por la emergencia sanitaria.

Y es que el aumento de casos y la confirmación de la variante ómicron BA.5. han puesto en alerta a médicos y epidemiólogos e incluso motivó a que en Guayaquil se retome el uso obligatorio de la mascarilla, aunque por decisión gubernamental se dejó de lado esa imposición desde el pasado 28 de abril.

En Guayaquil se mantendrá el uso de la mascarilla ante aumento ‘sustancial’ de contagios de COVID-19; la semana pasada se había derogado ordenanza, pero alcaldesa la objetó

En Quito, sin embargo, para las autoridades locales no se hace necesario retomar la obligatoriedad que no está vigente desde el pasado 28 de abril.

Publicidad

Francisco Viteri, secretario de Salud del Municipio de Quito, mencionó que si bien en la semana epidemiológica 25, que corresponde del 19 al 25 de junio de 2022, la positividad era de más del 40 %, en la semana 26, del 26 de junio al 2 de julio, ha descendido a 35,9 %.

Según el último informe epidemiológico de la Secretaría de Salud, el Distrito Metropolitano de Quito mantiene una tendencia decreciente de casos, muertes y hospitalizaciones.

Como alternativa, Viteri recomendó el uso de la mascarilla de manera permanente, sobre todo, en centros de salud, transporte público, áreas educativas y de concentración de personas.

Recordó que para Quito se estableció una escala de niveles que establecen distintas medidas para combatir el COVID-19 y, a su criterio, el nivel de alerta es blanco, que no contempla restricciones de aforo.

Publicidad

“Esperamos que, efectivamente como ha sucedido ya en algunos países europeos y aquí en el continente, también la presente ola, que estamos experimentando, comience a descender...”, dijo Viteri.

Más de 5.400 personas incumplieron la obligatoriedad de usar mascarilla en Quito, según Municipio; medida ya no está vigente

Para el funcionario, Ecuador posiblemente se encuentra en una curva endémica y ya no de pandemia y lo explicó en el sentido de que hay una aceleración más lenta con un incremento incluso menor de casos, de olas anteriores, con la diferencia de que tanto la severidad como la mortalidad son casi nulas.

Además, que tampoco existe aumento de demanda hospitalaria. Lo atribuyó a la vacunación.

Viteri no consideró que el paro liderado por el movimiento indígena podría constituirse en un foco para que haya un mayor número de contagios, pues adujo que las ciudades prácticamente detuvieron su movimiento habitual.

Publicidad

En Ecuador ya circula variante ómicron BA.5; los médicos instan a extremar cuidado personal y usar mascarilla

En el día 18 del paro nacional, una marcha de comunidades indígenas llegó al parque El Arbolito, en el centro norte de Quito. Los manifestantes salieron desde la Universidad Central y recorrieron la avenida Patria. API- CESAR PASACA Foto: API

Janeth Baquero, quien forma parte del equipo de vigilancia epidemiológica de la Coordinación Zonal 9 del Ministerio de Salud Pública (MSP), indicó que en las últimas cuatro semanas ha habido un incremento paulatino del índice de positividad.

Hace dos semanas fue del 43 % y en la anterior fue del 36 %, pero hay que considerar, agregó, que puede haber factores que podrían dar una falsa perspectiva, como las manifestaciones o restricciones de acceso al sistema de salud debido a los cierres vehiculares.

“(Hay que esperar) una semana más para poder analizar si realmente esta disminución es ya el descenso de la curva o fue producto de los cierres de las vías y el acceso a la salud”, mencionó.

Sugirió mantener el uso de tapabocas principalmente en sitios cerrados, pero pidió que la gente vaya a los centros de vacunación para colocarse los refuerzos de las vacunas.

Publicidad

Expresó que el efecto de la inmunización es beneficioso, pues hay menos casos graves y fallecidos.

Los hospitalizados pasaron de 44 a 21 en la red pública y privada de salud.

De los hospitalizados, mencionó que son personas sin refuerzos de vacuna, en general, y además mayores de 65 años, con enfermedades como hipertensión, diabetes.

En quince días, a partir de la finalización del paro, que terminó el 30 de junio, se determinará si hay o no un repunte de casos debido a las aglomeraciones que se registraron, agregó Baquero cuando se le preguntó si habría alguna recomendación al COE nacional. (I)