Durante una requisa ejecutada en el Centro de Rehabilitación Social (CRS) Regional Sierra Centro Norte Cotopaxi se encontraron varios objetos prohibidos, entre esos, trece bombas molotov.

El operativo denominado Requisa VII se desplegó en las celdas de la etapa de máxima seguridad, con el fin de precautelar la vida de las personas privadas de libertad (PPL) y funcionarios, como parte de las acciones preventivas ante los últimos acontecimientos que se han venido suscitando tanto en el interior como en el exterior del CRS Cotopaxi, una de las cárceles con bandas que se disputan el control y han protagonizado brutales ataques.

El pasado 15 de abril, dos granadas tipo piña, un fusil FAL de procedencia peruana, nueve cartuchos y una pistola calibre 9 mm se hallaron en un vehículo frente al reclusorio de Cotopaxi.

Este jueves, además de los artefactos explosivos, agentes encontraron 60 armas cortopunzantes, 30 objetos contundentes, tres celulares, 32 tijeras, 28 pipas artesanales, 20 litros de licor artesanal, dos martillos, un serrucho, una sierra y 20 litros de thinner (diluyente).

También se incautaron 31 cortaúñas, cuatro estiletes, diez fosforeras, un parlante, cinco calculadoras, dos controles remoto, tres herramientas tipo alicates, cuatro candados, ocho chips, dos cargadores y cinco baterías de celulares, un router, tres auriculares, un mouse y un reloj de mano, se detalló en un informe policial.

La Policía indicó que previamente al operativo se recibió la autorización por escrito del director del CRS Cotopaxi, asimismo se socializó con el personal sobre la misión a cumplir en el control y supervisión de evitar el ingreso y tenencia de objetos prohibidos y no permitidos para minimizar el impacto de escenarios de alteración del orden en la cárcel. (I)