“Desde hace más de una década, tomamos una decisión histórica: dejar de vender cigarrillos en un plazo de 10 a 15 años”. Es la declaración de Philip Morris International (PMI), la mayor tabacalera del mundo, que aseguró que buscan un futuro libre de humo.

En Ecuador, Itabsa, Proesa y Tanasa, empresas que producen cigarrillos en el país, son filiales de PMI.

Publicidad

Comercio de cigarrillos foráneos que no cumplen etiquetado prolifera y afecta a industria local

Pero ¿cómo una industria dedicada a la producción de cigarrillos alcanzaría esa meta?

Pues con una categoría de productos libres de humo que PMI busca que representen más del 50% de sus ingresos netos totales para 2025. Aunque no están exentos de riesgo, son una mejor alternativa para los fumadores adultos que quieren seguir consumiendo nicotina y están buscando mejores opciones en comparación con fumar cigarrillos, explica la compañía.

“Estamos desarrollando productos alternativos a los cigarrillos que contienen nicotina y ofrecen un sabor que satisface a los fumadores sin generar humo”, informó la empresa en su página web.

Explican que se han centrado en dos formas de hacerlo y ambas eliminan la combustión del tabaco: “La primera es calentar el tabaco para generar un vapor que contenga nicotina, al tiempo que reducimos los niveles de sustancias químicas dañinas presentes en el vapor. La otra es producir un vapor que contenga nicotina sin tabaco”.

PMI ya ha presentado alternativas al mercado, como en julio del 2020, cuando la empresa informó que el dispositivo de calentamiento de tabaco IQOS (siglas en inglés de la frase “dejé de fumar de manera común”) recibió la autorización de la FDA (Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos) para comercializarse como un producto “de riesgo modificado” (MRTP). Es un dispositivo que calienta el tabaco pero no lo quema, por lo que se considera que reduce significativamente la producción de químicos nocivos y potencialmente nocivos.

El director ejecutivo de PMI, Jacek Olczak, señaló que el IQOS ha demostrado un ritmo de adopción asombroso. “Nuestra transformación fue liderada por el producto [… y…] este es el mayor impacto positivo en la reducción de daños“. Olczak señaló que a fines de 2020 había casi 18 millones de usuarios de IQOS, de los cuales más del 70% se había cambiado a IQOS y había dejado de fumar, y calificó este progreso como “un resultado muy espectacular”.

En tanto, la empresa aseguró que las alternativas al cigarrillo que se estudian deben ser analizadas rigurosamente por la ciencia, a la vez que revelaron que han invertido más de $ 8.100 millones desde el 2008 en investigación de productos libres de humo; y como resultado, sus estudios sobre su producto alternativo sin humo más avanzado, el Tobacco Heating System (THS, por su siglas en inglés), avanzan rápidamente.

Este es el cigarrillo electrónico cuyo uso fue autorizado por la FDA como "riesgo modificado"

Apuntan a que el THS tiene el potencial de presentar menor riesgo de daños en comparación con continuar fumando en el caso de adultos fumadores.

Cuando se utiliza como es debido, un THS no genera combustión o humo. Según las pruebas de laboratorio, su aerosol también ha disminuido de forma notable los niveles de componentes nocivos y potencialmente nocivos (HPHC, por sus siglas en inglés) y es mucho menos tóxico que el humo de un cigarrillo, aseguró PMI.

“Además, nuestra investigación demuestra que la posibilidad de una adopción completa de THS por parte de los fumadores adultos tiene mucho potencial, y que las personas que nunca han fumado o que han dejado de hacerlo muestran muy poco interés por este sistema”, sostuvo la empresa, que aseguró que más allá de su análisis, más de 30 laboratorios independientes y organizaciones gubernamentales han confirmado elementos importantes de su investigación.

“La información que resulte de estos esfuerzos debe ayudar a guiar las decisiones de las autoridades. Esos estudios deben analizarse objetivamente con base en la ciencia que los respalda”, determinó PMI.