La recaudación tributaria bruta del Servicio de Rentas Internas (SRI) ascendió a $ 6.653 millones durante el primer cuatrimestre del 2022, lo que representa un crecimiento del 37 %, es decir, $ 1.780 millones más a lo recaudado en igual periodo del año anterior, informó el Servicio de Rentas Internas (SRI). Solo en abril de 2022 se recaudaron $ 2.188 millones, esto representa un crecimiento del 54 % ($ 764 millones) frente a la recaudación del mismo mes de 2021 ($ 1.424 millones).

El buen resultado de abril se debe a varios factores: la reactivación económica, un mayor control de los contribuyentes y, finalmente, por la mayor entrega de recursos por la contribución temporal por patrimonio.

Así, según los datos del SRI, la recaudación bruta fue de 6.238,5 millones, y $ 414,5 millones correspondieron a la contribución que hicieron empresas ($ 306,2 millones) y las personas naturales ($ 108,3 millones)

Un indicador de cómo se reactiva la economía es el impuesto al valor agregado (IVA). En el primer cuatrimestre de 2022 se recaudaron $ 2.617 millones, es decir, se registró un incremento del 28 % en relación con igual periodo del año anterior. Solo en abril de 2022 se recaudaron $ 656 millones, 36 % más respecto del mismo mes de 2021.

Publicidad

Por impuesto a la renta, durante los cuatro primeros meses del 2022 se recaudaron $ 2.370 millones, monto que representa un incremento del 34 % con relación a igual periodo del año anterior. La recaudación de este impuesto en abril de 2022 fue de $ 1.185 millones.

Marisol Andrade, directora general del SRI, informó que el SRI intensificó sus controles para identificar a los contribuyentes que no han declarado correctamente o no han pagado sus impuestos y ha ejecutado acciones persuasivas que buscan el cumplimiento de las obligaciones tributarias vencidas. En aquellos casos que no se obtuvo respuesta positiva, de manera inmediata se procedió a ejecutar las sanciones correspondientes. En las acciones de cobro forzosas generaron una recaudación superior a los $ 260 millones durante el primer cuatrimestre, afirmó Andrade.

De acuerdo con Jaime Carrera, secretario ejecutivo del Observatorio de la Política Fiscal (OPF), es importante distinguir entre lo que recauda el SRI y lo que realmente recibe el fisco, pues a la recaudación bruta hay que descontarle los créditos tributarios, las devoluciones, entre otros.

Así, según los datos obtenidos desde el Ministerio de Economía y Finanzas, los ingresos tributarios netos fueron de $ 5.649 millones, de esos, $ 5.269 millones fueron una recaudación pura de tributos y $ 380 millones relacionados con la nueva Ley de Desarrollo Económico (contribuciones al patrimonio).

Publicidad

Recordó que siempre en abril se registran importantes ingresos, por la declaración del impuesto a la renta de empresas. En cuanto a los $ 380 millones de la Ley de Desarrollo, $ 262 millones corresponden a la contribución de las empresas, $ 107 millones a la recaudación patrimonial a personas y $ 11 millones por la regularización de activos en el exterior. Adicionalmente, dentro de la recaudación total hay otro ingreso tributario de $ 161 millones, correspondiente a la Ley de Simplicidad Tributaria. Además se debe tomar en cuenta la recaudación de $ 11 millones de legalización de activos al exterior.

Pese a los buenos resultados de la recaudación, se ve que las cuentas fiscales están equilibradas. Apenas se ha generado un superávit de $ 90 millones, explica el experto. Asegura que aunque los ingresos petroleros y tributarios han mejorado, los gastos también son altos: “El dinero sigue sin alcanzar”.

Por ejemplo, si bien se recibió unos $ 1.000 millones adicionales a lo presupuestado por crudo (debido a los altos precios), los gastos por subsidio llegarían a $ 750 millones. Comenta, además, que la deuda por carry forward (lo que adeuda el país a las empresas privadas por tarifas de los contratos de servicios), aún sigue en el orden de los $ 1.400 millones.

Recordó que los pagos por amortizaciones de deuda son importantes, y el gasto estructural, en general, como por ejemplo los salarios, es muy fuerte. Y que actualmente la inversión pública está paralizada, pues llega a apenas 70 millones, y la deuda al IESS, que sería de aproximadamente $ 800 millones, no se ha cancelado aún.

También existe incertidumbre sobre los recursos que llegarán desde los multilaterales: la previsión era de que llegaran al menos $ 4.800 millones, pero el tema del FMI no se concreta y hasta el momento solo se han desembolsado $ 700 millones del Banco Mundial y $ 135 millones de la CAF. (I)